En “La Semana de Karla Pulido”, se comenta que la orden del Gobierno de la Ciudad de México de cerrar los restaurantes por no considerarlos una actividad esencial, con apoyos muy pobres, causó fricciones innecesarias. Los restauranteros pidieron diálogo y apertura de negocios, el gobierno local ofreció migajas.

TE PUEDE INTERESAR: «Seguridad incierta»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí