“Adicción al sexo” tras crimen de masajistas en Atlanta

Autoridades buscan descartar crimen de odio o racial contra personas asiáticas, luego de la ola de crímenes contra ese grupo tras la pandemia

152

El sujeto acusado de matar a ocho personas en salones de masajes en el área de Atlanta le dijo a la policía que su acto no tenía motivaciones raciales y que potencialmente tenía una “adicción al sexo”, dijeron las autoridades este miércoles.

Los funcionarios dijeron que todavía investigaban si las muertes fueron crímenes de odio, en medio de preocupaciones por una ola de ataques contra estadounidenses de origen asiático. Seis de las víctimas eran asiáticas y siete mujeres.

Las autoridades no dijeron si Robert Aaron Long, de 21 años, fue alguna vez a los salones donde ocurrieron los tiroteos. Pero sí revelaron que planeaba ir a Florida en un plan para atacar “algún tipo de industria del porno”.

Image

Problemas de adicción sexual

“Insinuó que tenía problemas de potencial adicción sexual, y que podría haber frecuentado varios de estos lugares en el pasado”, dijo el alguacil del condado de Cherokee, Frank Reynolds.

Jay Baker, de la oficina del sheriff, agregó que “el sospechoso sí asumió responsabilidad por los tiroteos” y que era demasiado pronto para saber si tenía motivaciones raciales. “Pero en este momento todo indica que no las tenga. Nuevamente, creemos que frecuentaba estos lugares en el pasado y tal vez los atacó”.

Medios estadounidenses reportaron que la familia de Long vive en una casa de un piso y tres habitaciones en Woodstock, un suburbio de clase media, de mayoría blanca, a unas 30 millas al norte del centro de Atlanta.

“Buena familia cristiana”

 “Parecen una buena familia cristiana”, dijo a The Washington Post Mary Morgan, de 88 años, que vive al otro lado de la calle. “Solían ir a la iglesia con regularidad, y nunca he visto nada malo en ellos”.

Muchos sospechosos que cometen tiroteos masivos tienen un historial de violencia contra las mujeres.

El ataque atormentó a los miembros de la comunidad asiático-estadounidense que vieron los tiroteos como un ataque contra ellos, dada una reciente ola de asaltos que coincidió con la propagación del coronavirus en los Estados Unidos.

Image

Rechazo a asiáticos

El virus se identificó por primera vez en China, y el entonces presidente Donald Trump y otros utilizaron términos como “virus chino” para describirlo.

“Estamos en un lugar donde hemos visto un aumento en los crímenes de odio contra los estadounidenses de origen asiático desde que comenzó la pandemia”, dijo el representante estatal de Georgia Bee Nguyen. “Es difícil pensar que no está dirigido específicamente a nuestra comunidad”.

Image

Aproximadamente una hora después, la policía que respondió a una llamada sobre un robo encontró a tres mujeres muertas por aparentes heridas de bala en Gold Spa cerca del área de Buckhead en Atlanta, donde los salones de tatuajes y los clubes de striptease están a pocas cuadras de mansiones y rascacielos en uno de los últimos reductos no gentrificados. en esa parte de la ciudad.

Los tiroteos

Luego, los oficiales se enteraron de una llamada que informaba disparos al otro lado de la calle, en Aromatherapy Spa, y encontraron a otra mujer aparentemente muerta a tiros.

El video de vigilancia grabó a Long llegando al negocio del condado de Cherokee unos 10 minutos antes del ataque allí, y el mismo automóvil fue visto afuera de los negocios de Atlanta, dijeron las autoridades. Se inició una persecución y Long fue detenido en el condado de Crisp, a unas 150 millas (240 kilómetros) al sur de Atlanta, dijo Baker.

Long saliendo del centro de masajes.

La evidencia en video “sugiere que es muy probable que nuestro sospechoso sea el mismo que el del condado de Cherokee, que está detenido”, dijo la policía de Atlanta en un comunicado.

Informan a Joe Biden

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que el presidente Joe Biden fue informado sobre los “horribles tiroteos” y recibiría una actualización más tarde el miércoles del fiscal general Merrick Garland y el director del FBI, Christopher Wray.

Image

El jefe de policía de Atlanta, Rodney Bryant, advirtió que era demasiado pronto para decir si el ataque fue un crimen de odio. Durante el año pasado, se han informado miles de incidentes de abuso a un grupo anti-odio que rastrea los incidentes contra los estadounidenses de origen asiático, y los delitos de odio en general están en el nivel más alto en más de una década.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Sur dijo en un comunicado el miércoles que sus diplomáticos en Atlanta han confirmado con la policía que cuatro de las víctimas que murieron eran mujeres de ascendencia coreana. El ministerio dijo que su Consulado General en Atlanta está tratando de confirmar la nacionalidad de las mujeres.

FBI participa en investigación

El portavoz del FBI, Kevin Rowson, dijo que la agencia está ayudando a las autoridades de Atlanta y del condado de Cherokee en la investigación.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien se encuentra en Corea del Sur reunido con el ministro de Relaciones Exteriores, Chung Eui-yong, mencionó los asesinatos durante una declaración de apertura.

“Estamos horrorizados por esta violencia que no tiene lugar en Estados Unidos ni en ningún otro lugar”, dijo.

“Toda nuestra familia está orando por las víctimas de estos horribles actos de violencia”, dijo el gobernador Brian Kemp el martes por la noche en Twitter.