InicioAparadorAuto eléctrico, ligero y el más rápido del mundo: McMurtry Spéirling

Auto eléctrico, ligero y el más rápido del mundo: McMurtry Spéirling

1000 CV, menos de 1000 kg y 100% eléctrico. Ha roto todos los récords de velocidad

Los automóviles eléctricos son rápidos. Muy rápidos. Pero cuando elevas todo eso a la máxima expresión, pasa a romper todos los récords, al menos los de un coche que se puede matricular y usar para la vía pública. McMurtry Spéirling es el nombre del coche que ha roto todos los récords de velocidad del cuarto de milla.

1000 CV de potencia, menos de 1000 kg de peso, y un ventilador trasero para aumentar su tracción. De 0 a 100 en 1.4 segundos. Lo suficiente como para batir el récord de Silverstone, superando a algunos de los mejores coches del mundo: el Bugatti Chiron, un F1 y el Rimac Nevera. El nuevo juguete para millonarios.

I broke the 1/4-mile world record in this new HYPERCAR!
Publicidad

La clave no está solo en su potencia, puesto que uno de los secretos del McMurtry Spéirling es un novedoso sistema de agarre instantáneo. Utilizando un ventilador de carga aerodinámica bajo demanda de McMurtry el coche se queda clavado en el suelo. Gracias su sistema de tracción y su potencia, es capaz de ofrecer 2000 kg de carga aerodinámica instantánea, lo que supone cifras que, hasta ahora, estaban limitadas a coches específicos de carreras de resistencia. No obstante, este no es un coche de competición, sino un automóvil diseñado para el disfrute.

Pero todo tiene un precio en la vida, y ese nivel de potencia y aceleración no es gratis. Solo tiene una autonomía en pista de 25 minutos cuando se emplea el máximo potencial del coche, por encima de las métricas clásicas de los GT4. En carretera sus creadores apuntan a una autonomía de más de 300 millas (482 km), aunque no se especifica bajo qué estándar.

Y es pequeño. Mide 3.5 metros de largo, 1.7 metros de ancho y 1.1 metros de alto y está homologado para un solo pasajero. La fabricación de cada uno de sus paneles está realizado en fibra de carbono, a medida y con un espesor muy específico para su potencia.

Listo, ya sabes qué le puedes pedir a Santa esta Navidad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

TEMAS MUY INTERESANTES