Batalla por resolución humanitaria en ONU entre Rusia y países occidentales

La práctica simultaneidad de tres resoluciones, puso una vez más de manifiesto no solo las diferencias en el relato de la guerra, sino también de la relación de fuerzas en la escena internacional

22

La Asamblea General de la ONU arrancó este miércoles una sesión extraordinaria para analizar y votar una «resolución humanitaria» contra la guerra en Ucrania, un texto que el representante de Moscú tildó de «antirruso» y que llevó a la misión de Rusia en la ONU a presentar otra resolución alternativa esta misma tarde ante el Consejo de Seguridad.

El rifirrafe diplomático ya lleva fraguándose una semana, cuando Francia y México anunciaron una resolución sobre cuestiones humanitarias en el Consejo y Rusia quiso contrarrestarla presentando la suya, ante lo cual los dos países trasladaron su resolución a la Asamblea.

La resolución de Rusia no recoge que la catástrofe humanitaria en Ucrania la causara la invasión del ejército ruso ni define claramente al agresor y el agredido, como denunciaron los países occidentales.

Advertisement

El representante de Ucrania, Sergiy Kyslytsiya, dijo hoy ante la Asamblea que la ONU no debe ser un grupo de «naciones espectadoras que difuminan las responsabilidades, que trivializan el asesinato y hacen anónimo al asesino».

«No caemos víctimas del síndrome de Estocolmo -dijo- mientras saboreamos un café con un asesino en serie (en los salones de la ONU), ¿o sí?», dijo el ucraniano, interpelando así a la responsabilidad de los países a apoyar una resolución que está patrocinada por «docenas de países», dijo.

Rusia en la ONU

Luego del ucraniano tomó la palabra el embajador ruso Vasili Nebenzia, quien inscribió la resolución francomexicana como «una acción politizada, antirrusa, dentro de un contexto supuestamente humanitario», pero advirtió de que esa resolución complicará la búsqueda de una solución en Ucrania, pues endurecerá posturas que no son realistas del gobierno de Kiev ni responden a las necesidades.

Nebenzia reiteró que su país presentará esta misma tarde su propia resolución en el Consejo, pero además alabó la iniciativa de Sudáfrica, que en la misma Asamblea General presentará otra resolución también llamada «humanitaria» cuyo texto lima las críticas a Rusia, tanto que Nebenzia calificó la iniciativa sudafricana como «muy cercana a la nuestra».

La práctica simultaneidad de tres resoluciones, que afecta directamente a la credibilidad de la ONU, puso una vez más de manifiesto no solo las diferencias en el relato de la guerra, sino también de la relación de fuerzas en la escena internacional.

Lee también: Tiembla EU de preocupación por reforma eléctrica de AMLO: embajador Ken Salazar

Países como Brasil o Tailandia, que hoy tomaron la palabra en la Asamblea, trataron de mostrarse equidistantes, y si bien condenaron los crímenes cometidos en la guerra, el embajador brasileño criticó la imposición de sanciones a Rusia, mientras que el tailandés alertó sobre la «politización» que está contaminando los trabajos de la ONU.

En cualquier caso, ninguna de las tres resoluciones tiene ningún viso de traducirse en acciones prácticas: la del Consejo, porque no tiene apoyos suficientes y es rechazada por varios países con poder de veto, y las de la Asamblea, porque es un organismo sin poder ejecutivo, meramente declarativo.