Inicio Al día Cinco muralistas mexicanas olvidadas por la historia 

Cinco muralistas mexicanas olvidadas por la historia 

Hablamos mucho sobre el muralismo, pero muy poco sobre la mujeres que formaron parte de este movimiento.

Aunque es cierto una menor participación por parte de las mujeres, la historia dejó en segundo plano a las muralistas mexicanas y sus obras.

No sólo porque pareciera que para los historiadores no es un tema importante, sino porque como dice Dea López —artista y curadora— “la base fundacional de la institución artística e intelectual mexicana adolece de un machismo estructural, profundamente arraigado”.

Esto lo podemos ver justamente en las pocas mujeres del movimiento muralista o en casos concretos como el de Maria Izquierdo, artista a quien le impidieron hacer una mural en Palacio de Gobierno por razones completamente misóginas.

Es por eso que reunimos a cinco de las muralistas mexicanas más importantes para reivindicarlas y revalorar su obra.

Lee también: ¿Qué son los déjà vu y las diversas teorías al respecto?

Aurora Reyes

Nacida en Chihuahua en 1908 y considerada la primera muralista mexicana. 

Escritora, pintora, poeta, activista social y feminista, Aurora Reyes entró a la Escuela Nacional Preparatoria en 1921 en donde conoció a Frida Kahlo. Ambas se volvieron grandes amigas y en 1946 Aurora plasmó esta relación en la obra que le dedicó a Frida llamada Retrato de Frida frente al espejo.

Abandonó la escuela así como la Academia de San Pablo, a la cual asistió después. Terminó sus estudios de forma autodidacta y dedicó su vida a las luchas sociales como la educación de los más pobres, las guarderías para las madres trabajadoras y el voto de la mujer, temas que plasmó posteriormente en sus murales. 

A lo largo de su vida pintó siete de ellos, siendo el más reconocido el mural Atentado a las Maestras Rurales, que muestra a una maestra rural golpeada y vilipendiada por los enemigos de la patria. Este mural se ubica en el Centro Escolar Revolución en la Colonia Doctores de la Ciudad de México.

Elena Huerta

Esta muralista mexicana nació en Saltillo en 1908. A lo largo de su vida tuvo opiniones políticas muy fuertes, siendo activista de izquierda y una de las fundadoras de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios. Además, Elena Huerta dedicó su vida a la enseñanza y también fundó la Compañía de Teatro Infantil.

En cuanto a sus obras, es conocida por pintar el mural más grande hecho por una mujer en México. Éste mide 450 metros cuadrados, se encuentra en Saltillo y lo terminó de pintar a los 65 años de edad.

María Izquierdo

Nació en Jalisco en 1902 y dedicó su vida a pintar. Su obra fue expuesta en París, Tokio, Estados Unidos, Brasil e India y es conocida por ser la primera artista plástica mexicana en exponer en el extranjero. Esto sucedió cuando Frances Flynn Payne la invitó a exponer sus obras en el Art Center de Nueva York, lugar que recibió 14 óleos con retratos, paisajes, naturalezas muertas y estudios.

Además de estos temas, María Izquierdo sobresalió por el papel protagónico que le daba a las mujeres en sus murales, visibilizando sus problemas y espacios. Algunas de sus obras más famosas son La sopera, El teléfono, Escena de circo, Orquídeas y Viernes de Dolores.

Electa Arenal

Electa fue hija de Elena Huerta y como es de esperarse, creció formándose bajo los ideales políticos de izquierda. Estudió en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” y, posteriormente artes plásticas en la Academia de San Carlos.

Al principio de su carrera como muralista ayudó a su madre en los frescos de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro entre 1951 y 1952 en Saltillo, Coahuila. Además, colaboró con Diego Rivera en los murales exteriores del Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria.

Su primer trabajo como muralista independiente lo realizó en Holguín, Cuba, en donde realizó una obra que incluye los murales escultóricos Canto a la Revolución (1962), Átomos y niños (1963) y Revolución Cubana (1965); así como otros murales en bajo relieve como Infancia (1963), Maternidad (1964) y Palomas (1965). En México, plasmó contenido social en diferentes edificios de la Ciudad de México.

Fanny Rabel

Al igual que las demás muralistas ya mencionadas, Fanny Rabel también plasmó en sus murales temas relacionados con la desigualdad social en México.

A pesar de que Fanny Rabel nació en Polonia en 1922, llegó a nuestro país a los 14 años. En 1939 en la Escuela Nocturna para Trabajadores No.1, la artista empezó con clases de dibujo y grabado. Un año después, al igual que Electa Arenal, entró a la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado, “La Esmeralda”, en donde tuvo como profesores a personalidades como Francisco Zúñiga, Diego Rivera y Frida Kahlo. Con ésta última tomó clases en La Casa Azul de Coyoacán y formó parte del grupo denominado “Los Fridos”.

A lo largo de su vida, Rabel pintó varios murales, siendo “Ronda en el tiempo” el más importante, realizado entre 1964 y 1965 en el Museo Nacional de Antropología de la Ciudad de México. Su estilo se destaca por ser surrealista y expresionista, además de ser de las primeras artistas en hablar sobre el medioambiente en México.

Salir de la versión móvil