Colima: 10 días de balaceras continuas y 22 muertos como saldo de la narcoviolencia

La Universidad de Colima llamó a reanudar clases, pero estudiantes temen por sus vidas, mientras negocios ajustan cierres por acciones criminales, pese a refuerzo de seguridad

50

Debido a la reciente ola de violencia que afecta a Colima, estudiantes universitarios se niegan a regresar a clases presenciales, ello ante al temor de ser víctima de la inseguridad que se vive en el estado.

Los municipios de Colima, Villa de Álvarez, Coquimatlán, Comala y Manzanillo son los que concentran la mayoría de estos ataques.

Este 16 de febrero se cumplen 10 días desde que se registraron los primeros hechos consecutivos de violencia en el estado, mientras que prácticamente a diario se registran balaceras que dejaron al menos 22 muertos hasta ahora.

Advertisement

La Universidad de Colima decidió suspender sus actividades presenciales en la mitad del estado, sin embargo, la institución informó que esta semana se reanudaron las clases en sus planteles.

TAMBIÉN PUEDES LEER: “Los Mezcales”, ¿Cártel Independiente de Colima que enfrenta a CJNG?

En respuesta, decenas de universitarios y padres de familia se inconformaron, argumentando que la situación de violencia continúa en Colima, lo que podría poner en riesgo a los estudiantes que se trasladen a sus centros educativos.

La violencia continúa asolando al estado de Colima más de una semana después de que se registraron las primeras balaceras. Durante este lunes se reportaron nuevos ataques contra domicilios, vehículos incendiados y balaceras en los municipios de Villa de Álvarez y Comala.

UNIVERSITARIOS RECHAZAN VUELTA A CLASES

La Universidad de Colima decidió suspender sus actividades presenciales la semana pasada ante la reciente ola de violencia, pero el lunes 14 de febrero la institución reinició con las clases, situación que fue criticada por la comunidad.

A través de redes sociales, universitarios y padres de familia criticaron la decisión de la máxima casa de estudios colimenses para regresar a los planteles, pues aseguraron que la situación de inseguridad y violencia aún prevalece en la entidad.

TE PUEDE INTERESAR: Paso a paso: masacre de universitarios en Zacatecas conmociona a México

Uno de los principales reclamos de los estudiantes es que la Universidad no es capaz de garantizar su seguridad para trasladarse a sus planteles, además de que muchos de ellos se exponen al tener que trasladarse a altas horas de la noche o durante las primeras horas del día.

“Los del turno vespertino salen de noche de sus últimas clases ¿Cómo van a asegurar su seguridad en ese caso? Y no sólo ese turno, los demás también corren ese riesgo al salir, ya que no se sabe en qué momento pueda suceder algo. Y no cae de más recordarles que muchos van de lejos y deben tomar transporte público”, escribió en Facebook una alumna de la institución.

A este rechazo se sumaron padres de familia, quienes incluso responsabilizan a la Universidad por cualquier cosa que pudiera acontecer a sus hijos debido al regreso a las actividades presenciales.

“Hago esta publicación para hacer responsable a la Universidad de Colima por si le pasa algo a mi hijo este lunes que los hacen volver a clases, pese a la situación que está viviendo el estado y los acontecimientos que se han vivido, ya que no toman en cuenta la seguridad de los alumnos y el personal, debido a que dejan de lado la empatía y valores que dicen fomentar. #LaUdeCNoNosProtege”, publicó la madre de uno de los estudiantes.

Los inconformes también hicieron un llamado a las autoridades universitarias para que se implemente el modelo de clases virtuales en tanto se resuelve la situación de inseguridad en el estado.

NEGOCIOS TAMBIÉN BAJAN CORTINAS

La violencia que se registra actualmente en el estado de Colima obligó a decenas de negocios a reducir sus horarios e incluso a bajar sus cortinas ante el temor de ser blanco de alguno de los ataques orquestados por grupos criminales.

Desde la semana pasada, restaurantes decidieron cerrar hasta 4 horas antes de su horario normal, esto ante la baja afluencia de comensales, provocada por la inseguridad que se percibe en la entidad.

Por ejemplo, comercios que anteriormente cerraban a las 2 de la mañana ahora lo hacen alrededor de las 10 de la noche, además de que han registrado una baja asistencia de clientes.

La noche del pasado domingo, comensales que se encontraban en una taquería en el municipio de Villa de Álvarez vivieron momentos de terror luego de que un grupo de sujetos armados atacó a tiros un domicilio ubicado en la colonia Alfredo V. Bonfil, a tan sólo unos metros del establecimiento.

El viernes, un grupo de sujetos armados ingresó a un lote de autos en la capital del estado, del cual robaron cuatro vehículos, además de que le prendieron fuego a otros que se encontraban en el inmueble.

Los negocios de lotes de autos también decidieron cerrar ante el temor de nuevos ataques.

REFUERZO DE LA SEGURIDAD

Desde la semana pasada, el gobierno estatal desplegó operativos especiales con el fin de reforzar la seguridad, mientras que el gobierno federal, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, instruyó a la Secretaría de Marina (Semar) a sumarse a las labores en el estado.

Por otra parte, Indira Vizcaíno, gobernadora de Colima, anunció que esta semana arribaron al estado más de 600 elementos de fuerzas federales que van a reforzar la seguridad en Colima ante la reciente ola de violencia que se registra en la entidad.

La semana pasada el almirante José Rafael Ojeda Durán, titular de la Secretaría de Marina, se trasladó a Colima para supervisar y reforzar los operativos especiales que se desplegaron en el estado.

Actualmente en el estado se han desplegado más de 600 elementos de la Guardia Nacional, más de 350 de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), y más de 350 de la Secretaría de Marina, los cuales se suman a 675 elementos de la Policía Estatal y a más de mil elementos de las policías municipales.

La gobernadora Indira Vizcaíno anunció que se reforzó la seguridad en el estado.

EL DETONANTE DE LA VIOLENCIA

Según información difundida en medios locales, algunos mensajes dejados por supuestos integrantes del crimen organizado apuntan a que esta ola de violencia surgió a raíz de una disputa entre el Cártel Jalisco nueva Generación (CJNG) y el Cártel Independiente de Colima.

Presuntamente, este conflicto surgió luego de un motín registrado en al interior del Centro de Readaptación Social (Cereso) de Colima en enero pasado, mismo que fue protagonizado por integrantes del CJNG y de otro grupo criminal llamado Los Mezcales.

Esta riña dejó un saldo 7 heridos y 9 muertos por arma de fuego, quienes se presume eran integrantes del primer grupo. Dicho motín pudo haber sido el detonante para que se diera la disputa entre ambos grupos criminales, misma que ha dejado al menos 22 muertos, 2 personas secuestradas, vehículos incendiados, y más de una semana de violencia que no se detiene en Colima.