Conoce las propiedades y beneficios del polen de abeja

Entre ellos, se encuentran su capacidad para mejorar las defensas, combatir el déficit nutricional e incrementar el rendimiento intelectual o físico

Cada vez más gente conoce las propiedades del polen de abeja, pero todavía hay mucha que lo desconoce, a pesar de ser un superalimento con valores nutricionales muy completos a la par que provechosos para nuestra salud. 

Entre ellos, se encuentran su capacidad para mejorar las defensas, combatir el déficit nutricional e incrementar el rendimiento intelectual o físico.

Lee también: ¿Mexico, sin acento y en Filipinas? Conoce este municipio asiático

¿Qué es el polen de abeja?

Se trata de uno de los productos apícolas más novedosos incorporados al mercado por su alto contenido en nutrientes esenciales. El polen de abeja se produce a partir del polvillo fino que estas recogen de las flores y que, después, mezclan con su saliva, el néctar y la miel regurgitada hasta obtener un producto en forma de gránulo. Por lo general, es de color amarillo-ocre, aunque varía en función de la especie vegetal de la que procede.

Se trata de un producto muy interesante ya que contiene casi todos los nutrientes que necesita el cuerpo humano y es el único alimento que contiene los 22 aminoácidos esenciales, además de flavonoides, lípidos, etc.

Composición

Las propias abejas lo transportan de las plantas al panal y destaca por su composición en proteínas, hormonas y vitaminas, que aportan a nuestro organismo enormes beneficios para la salud.

El polen de abeja cuenta con una amplia gama de nutrientes. Sin embargo, podemos ponerle es complicado encontrar un polen que mantenga la misma composición y una actividad biológica constante. 

La variabilidad en su composición depende, entre otras cosas, del origen botánico de este alimento. Este motivo es el principal inconveniente que se encuentra a la hora de estudiar, en mayor profundidad, el contenido en sustancias biológicamente activas del polen y sus efectos beneficiosos sobre la salud.

A pesar de lo mencionado anteriormente, se puede considerar que se trata de un suplemento nutricional muy reconstituyente puesto que está constituido por los siguientes compuestos:

  • Carbohidratos: Los cuales suponen entre un 31 y 40% de su composición, la cual está formada por azúcares simples, como fructosa y glucosa.
  • Proteínas: las cuales forman el 20 y 23% de la composición del polen de abeja. Además, aporta un 10.4% de aminoácidos esenciales, sustancia que el cuerpo por sí misma no puede producir y que necesita ingerir mediante la dieta, como por ejemplo: alanina, arginina, cistina, glicina, lisina, fenilalanina, triptófano, etcétera.
  • Grasas: cuya composición alcanza entre un 5 y 10%, entre los ácidos grasos esenciales más abundantes se encuentran el linolénico y el linoleico. Además, contiene pequeñas cantidades de fosfolípidos y fitoesteroles.
  • Vitaminas: el polen de abeja presenta una gran variedad de vitaminas entre sus componentes. Sobre todo, es rico en vitaminas del grupo B, como la B1, la B2 y la B6, así como en vitamina C. También contiene otras como el ácido nicotínico y el ácido pantoténico.
  • Minerales como oligoelementos: aporta potasio, sodio, magnesio, manganeso, silicio, calcio, fósforo, hierro, entre otros.
  • Sustancias bioactivas: como carotenoides y flavonoides, cuyo contenido es vital como antioxidante, pues ofrece una resistencia a los vasos sanguíneos. Pero, este contenido puede variar de un polen a otro dependiendo de la fuente de alimento de las abejas.

Propiedades del polen de abeja

Como veníamos comentando, el polen de abeja es conocido por sus numerosas propiedades, de hecho, algunas de ellas, a nivel curativo. Se puede ingerir como complemento nutricional, pero es necesario investigar más para poder afirmar que tiene cualidades terapéuticas. 

A pesar de ello, se puede decir que este suplemento nutricional sí cuenta con principios bioactivos, la mayoría de ellas tienen su origen en las plantas, con propiedades antioxidantes.

Sus propiedades se deben a los componentes antioxidantes de las plantas, las cuales previenen el daño celular y la aparición de enfermedades cardiovasculares o inflamatorias. El polen de abeja brinda otros beneficios como:

  • Función energizante y reconstituyente natural ya que proporciona la energía que necesitamos en cada caso.
  • Fortalece el sistema inmunológico, es decir, nuestras defensas.
  • Ayuda a facilitar la digestión, además de prevenir enfermedades del hígado y regenerar la flora bacteriana intestinal.
  • Refuerza los vasos sanguíneos y ayuda a controlar los niveles del colesterol, triglicéridos y equilibra el pH sanguíneo, por su alto poder antioxidante.
  • Un fantástico aliado para los problemas con la menstruación o los trastornos derivados de la menopausia, por su poder antiinflamatorio. Además, es recomendable para problemas de próstata y de las vías respiratorias.
  • Aumenta nuestro nivel de concentración y estimula la memoria.
  • Regula el sistema nervioso, mejorando el estado de ánimo y reduciendo el estrés.
  • Mejora la visión, por su composición en riboflavina.
  • Regula la hipotensión.
  • Fantástico suplemento protector para pacientes con cáncer que están pasando por un tratamiento de quimioterapia o radioterapia.
  • Mejora la potencia sexual y combate la impotencia.
  • Detiene la caída del cabello en algunos casos, por su contenido en cistina.
  • Combate rinitis alérgica, a largo plazo.

¿Cómo tomar el polen de abeja?

El polen de abeja se consume para complementar o enriquecer la dieta, en situaciones de inapetencia, sobreesfuerzo o fatiga. Se trata de un complemento alimenticio natural que supone un plus de nutrientes para el organismo y contribuye a mejorar de forma gradual el estado nutricional.

En caso de alergia al polen se debe poner especial atención ya que, aunque no es frecuente, sí existe algún caso de reacción alérgica aguda tras la ingesta del producto.

Este alimento se puede tomar solo o disuelto en bebidas como las infusiones, el café, los zumos, o mezclados con el yogur, mermelada o cualquier otro alimento que sirva de base líquida o semilíquida. 

Es recomendable moler los gránulos del polen antes de ingerirlos para favorecer su asimilación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí