Covid-19: Personas vacunadas son menos contagiosas que no vacunadas

Los resultados mostraron que dos dosis de Pfizer o AstraZeneca en casos de variante Alfa redujeron la positividad de la PCR en los contactos

Una enfermera inyecta la vacuna contra la gripe a un paciente en el recinto habilitado en el Iradier Arena, en Vitoria, Álava, País Vasco, (España), a 13 de octubre de 2020. Bajo el lema '¡Este año más que nunca, aléjate de la gripe!', la campaña antigripal comienza este martes en Euskadi para los grupos considerados de riesgo, con la pandemia del coronavirus de fondo, y se prolongará durante seis semanas. 13 OCTUBRE 2020;IRADIER ARENA;VACUNA;ANTIGRIPAL;PANDEMIA;VACUNACION Iñaki Berasaluce / Europa Press 13/10/2020

Los vacunados con el esquema completo de dos dosis contra COVID-19 tienen menos probabilidades de propagar el virus si se infectan, incluso con la variante Delta, que los no vacunados, según la evidencia que se desprende de un nuevo estudio científico internacional.

Investigadores británicos de la Universidad de Oxford examinaron los registros nacionales de casi 150.000 contactos que se rastrearon a partir de aproximadamente 100.000 casos iniciales. Las muestras incluyeron personas que fueron vacunadas total o parcialmente con las vacunas Pfizer-BioNTech o AstraZeneca, así como personas que no estaban vacunadas. Luego, los investigadores observaron cómo las vacunas afectaban la propagación del virus si una persona tenía una infección progresiva con la variante Alfa o la variante Delta altamente contagiosa.

Las dos vacunas redujeron la transmisión, aunque fueron más efectivas contra la variante Alfa en comparación con la variante Delta. Cuando se infectaba con la variante Delta, un contacto dado tenía un 65% menos de probabilidades de dar positivo si la persona de la que se produjo la exposición estaba completamente vacunada con dos dosis de la vacuna Pfizer. Con AstraZeneca, un contacto dado tenía un 36 por ciento menos de probabilidades de dar positivo si la persona de quien se produjo la exposición estaba completamente vacunada.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¿Qué vacunados tienen más riesgo de hospitalización por covid-19?

El riesgo de transmisión de una infección irruptiva era mucho mayor si alguien había recibido solo una dosis de cualquiera de las vacunas. El estudio se publicó en línea el jueves y aún no ha sido revisado por pares. Además, muestra que los niños parecen ser menos infecciosos y menos susceptibles, al igual que lo hicieron con las otras variantes. Pero los científicos no asociados con la investigación dijeron que los hallazgos eran creíbles.

“Es el estudio de mayor calidad que tenemos hasta ahora sobre la cuestión de la infecciosidad de las personas vacunadas infectadas con Delta”, explicó el doctor Aaron Richterman, médico de enfermedades infecciosas de la Universidad de Pensilvania, que no participó en la investigación. Susan Butler-Wu, microbióloga clínica de la Universidad del Sur de California, calificó el estudio como “bien realizado”, especialmente porque refleja la transmisión en el mundo real, ya que rastreó la propagación entre contactos cercanos.

Usando valores de umbral de ciclo (Ct), los investigadores encontraron un nivel similar de carga viral en personas no vacunadas y vacunadas que estaban infectadas con la variante delta, respaldando estudios anteriores. Aun así, las personas que estaban completamente vacunadas tenían menos probabilidades de infectar a otras.

“La transmisión es mucho más compleja”, dijo Butler-Wu, lo que significa que el valor Ct es solo una instantánea en el tiempo y no refleja el curso completo de la enfermedad. Los datos se obtuvieron de un estudio de contactos del SARS-CoV-2 infectados por los ‘casos índices’ (los primeros infectados de un brote) utilizando datos de hisopos de Reino Unido entre el 2 de enero de 2021 y el 2 de agosto de 2021.

Las “segundas infecciones” ocurrieron principalmente por contacto dentro de las familias (70%), pero también después de visitas domiciliarias (10%), eventos o actividades (10%) y en el trabajo o la escuela (10%).

Los resultados mostraron que dos dosis de Pfizer o AstraZeneca en casos de variante Alfa redujeron la positividad de la PCR en los contactos. Incluso con la variante Delta, las vacunas atenuaron las infecciones asociadas: dos dosis de Pfizer redujeron la transmisión más que con AstraZeneca. La protección contra las infecciones ha disminuido con el tiempo. Después de la segunda vacunación, Delta volvió a niveles similares a los no vacunados en 12 semanas con la vacuna AstraZeneca, y Pfizer vio una disminución sustancial en la protección después de ese tiempo, pero no tan drástica.

La carga viral de vacunados y no vacunados fue similar. Esto no condujo a la misma probabilidad de infección: la mayor parte del efecto protector de las vacunas permaneció, es decir, el estudio mostró que otros factores son importantes para reducir la transmisión asociada a la vacuna.

Por ejemplo, escriben los autores del artículo, “es posible que la vacunación facilite una eliminación más rápida de viriones (partícula vírica morfológicamente completa) infecciosos viables, dejando atrás viriones ineficaces y dañados que aún contienen ARN detectable por PCR. La medición de la carga viral, por lo tanto, sobrestima qué tan infecciosas son las personas vacunadas. Esto sugiere más que nada una mayor infectividad del propio virus, no sólo como factor en la dinámica de la carga viral. Las personas vacunadas no son tan contagiosas como las personas no vacunadas infectadas con Delta, incluso con la misma carga viral.

Es probable que las personas que han sido vacunadas eliminen el virus infeccioso del cuerpo más rápido. Un estudio anterior de Singapur descubrió que, aunque los niveles del virus eran inicialmente los mismos en los infectados con la variante delta independientemente del estado de la vacuna, para el día siete, los niveles del virus descendieron rápidamente en los que fueron vacunados, lo que puede reducir la capacidad para propagar la enfermedad.

Hay evidencia emergente de que, aunque los valores del umbral del ciclo pueden ser los mismos independientemente del estado de vacunación, las personas que están vacunadas pueden tener menos virus infecciosos en sus cuerpos, lo que potencialmente reduce la transmisión. Richterman señaló una preimpresión reciente de China que encontró una gran reducción en la transmisión en aquellos que habían recibido dos dosis de vacuna, en comparación con los no vacunados.

Las vacunas tienen la capacidad de prevenir la transmisión del virus de dos formas, dijo.

El primero es prevenir la infección por completo. La otra es reducir la cantidad de virus infecciosos en caso de que alguien se enferme. “Las personas que han sido vacunadas tendrán un sistema inmunológico listo que puede cubrir el virus con anticuerpos mucho más rápidamente que las personas no vacunadas que tienen que desarrollar una respuesta inmunológica”, aseguró Richterman.

Disminución de la protección

El nuevo estudio mostró que la protección contra la transmisión parecía disminuir con el tiempo. Después de tres meses, las personas que habían tenido infecciones tras ser vacunadas con AstraZeneca tenían la misma probabilidad de propagar la variante Delta que las no vacunadas. Si bien la protección contra la transmisión disminuyó en las personas que habían recibido la vacuna Pfizer, todavía hubo un beneficio en comparación con las personas que no estaban vacunadas.

“Dado que los niveles de anticuerpos también tienden a disminuir con el tiempo después de la vacunación, es de esperar una reducción en la protección contra la transmisión. Sabemos que la cantidad de anticuerpos que circulan en la sangre disminuye con el tiempo después de la vacunación, a pesar de que la memoria inmunológica permanece sólida de forma duradera y aún puede prevenir infecciones, particularmente infecciones graves”, remarcó Richterman. “Estos anticuerpos circulantes que están disponibles de inmediato probablemente desempeñan algún papel en la prevención de la transmisión si están infectados, por lo que no creo que sea sorprendente ver una protección reducida contra la transmisión con el tiempo”.

Richterman y Butler-Wu coincidieron en que, si bien la transmisión comunitaria sigue siendo alta, las mascarillas y las pruebas de detección siguen siendo importantes.

“Necesitamos combinar nuestras vacunas con otras medidas para reducir la cantidad de virus a los que nos exponemos mediante cosas como enmascaramiento y pruebas”, aseguró Butler-Wu. “Si bien puede haber un nivel de cobertura de vacunación lo suficientemente alto donde no se necesitan otras intervenciones como el enmascaramiento y el distanciamiento, ciertamente aún no lo hemos logrado en muchas partes de los EEUU”, completó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí