Crisis en Colombia: claves para entender la situación del país

Las protestas se alargaron durante ocho días para mostrar el rechazo a la violencia policial ejercida en las protestas contra una reforma tributaria del Gobierno

76

Colombia vive una de las peores crisis políticas de su historia. La mecha que activó las protestas en las calles del país se debió a la reforma tributaria del Gobierno conservador, presidido por Iván Duque, quien terminó por retirar la propuesta por el enorme rechazo social.

Las movilizaciones que comenzaron en noviembre de 2019 en protesta contra la política económica de Duque, resurgieron con fuerza la semana pasada después de un paréntesis de más de un año por la pandemia de covid-19, que empeoró aún más las expectativas de las familias colombianas.

Crisis en Colombia | Al menos 19 muertos y 800 heridos en cinco días de  disturbios en Colombia | RPP Noticias

Según el Departamento Administrativo de Estadística Nacional (DANE), a raíz de la pandemia la pobreza monetaria en Colombia subió 6.8 puntos en 2020, con respecto a 2019. 

Advertisement

Lo que la colocó en el 42.5%, lo que significa que el número de pobres del país aumentó en 3.6 millones de personas al pasar de 17.4 a 21 millones.

Sin embargo, el Ejecutivo colombiano impulsó la reforma del sistema tributario que afectaba principalmente a la clase media y los que menos ganan, lo que provocó la indignación de gran parte de la sociedad. 

Gente de todas las condiciones sociales formó parte de las manifestaciones convocadas por los sindicatos, en un movimiento que no pierde fuerza con el paso de los días.

Violencia policial en Colombia

Después de las imágenes y episodios de violencia policial, la crisis política cobró otra dimensión.

La comunidad internacional puso el foco de atención sobre está cuestión y condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía durante las manifestaciones de protesta que empezaron el miércoles de la semana pasada y que hasta ahora dejan 19 muertos, al menos 800 heridos y casi 90 desaparecidos.

Por esta razón, luego de que delegados de la ONU denunciaran la actuación de la fuerza pública en la ciudad de Cali, la organización recordó la importancia de que el Gobierno de Colombia garantice la protesta social y permita las marchas pacíficas.

Lee también: ¿Por qué liberaron y reaprehendieron a “El Güero” Palma?

Ocho días de movilizaciones

Este miércoles, por octavo día, nuevas protestas al grito de “no más violencia”, la movilización ciudadana no se detiene.

Durante la segunda jornada del “paro nacional” destacaron las protestas con velas, los cacerolazos y los plantones pacíficos en los que los manifestantes elevaron una plegaria en memoria de las víctimas mortales y en rechazo a los excesos del Escuadrón Móvil Antidisturbios de la Policía (Esmad).

No obstante , ayer ocurrieron de nuevo los disturbios en ciudades como Bogotá, donde vándalos tumbaron las vallas del capitolio y lanzaron piedras a los policías que estaban allí y que dispersaron la protesta con gases en la caribeña Santa Marta, donde hubo saqueos.

Medellín, registró enfrentamientos e incluso incendiaron una estación del sistema de autobuses Metroplús.

La situación más delicada sucedió en Pereira, capital del departamento de Risaralda, donde tres jóvenes resultaron heridos de gravedad por disparos de desconocidos en el Viaducto César Gaviria, que une esa ciudad con la vecina Dosquebradas, cuando participaban en una manifestación.

Diálogo sin manifestantes

Más allá de los incidentes, las grandes movilizaciones ocurrieron de forma pacífica. Este miércoles, el protagonismo lo tuvieron los músicos, actores y acróbatas que usaron diversas expresiones artísticas y culturales para llamar al diálogo, proponer una reflexión y pedir cambios en la política económica y social del Gobierno.

En paralelo, el presidente Duque comenzó este miércoles su “Encuentro para avanzar en una agenda sobre lo fundamental”, un diálogo con el busca solucionar el problema que vive Colombia pero al que en su primera jornada no invitó a líderes de los manifestantes ni de la oposición.