Dejar el cigarro: ¿Cuántos años de esperanza de vida se ganan?

Entre los beneficios de decirle adiós al consumo de tabaco, se encuentra la posibilidad de sumar entre tres y diez años de expectativa de vida, de acuerdo a la OMS

50
Quitting smoking - male hand crushing cigarette

Decirle adiós al cigarrillo siempre trae beneficios para la persona que fuma y para su entorno. En base a estudios científicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la cesación del consumo de tabaco permite aumentar los años de esperanza de vida para los fumadores.

SÍGUENOS EN GOOGLE NOTICIAS Y MANTENTE ACTUALIZADO

La cantidad de años varía según la edad en la que se deja de fumar. Lo ideal es no empezar a fumar nunca. Pero, si ya se empezó a consumir, dejar el cigarrillo durante la juventud es más favorable: se ganan más años.

Advertisement
Cuáles son las consecuencias en nuestra salud de fumar tabaco? | Enterarse

Si una persona que fuma tabaco lo deja a los 30 años de edad, ganará casi 10 años de esperanza de vida. En tanto, si lo abandona a los 40 años de edad, se ganan 9 años de esperanza de vida, según la OMS.

Los que ya tienen 50 años fumando

En tanto, cuando los fumadores ya tienen 50 años y dejan, se ganan 6 años de esperanza de vida. Hacia los 60 años de edad, se ganan tres años de esperanza de vida. En el caso de que le haya diagnosticado una enfermedad potencialmente mortal al fumador, dejar el cigarrillo (incluyendo el cigarrillo electrónico) brinda un beneficio rápido: las personas que dejan de fumar después de haber sufrido un ataque cardiaco tienen una probabilidad un 50% inferior de sufrir otro ataque cardíaco.

La decisión de dejar el cigarrillo puede ser favorable también para las personas que conviven con el fumador. Porque dejar de fumar disminuye el riesgo adicional de muchas enfermedades relacionadas con el tabaquismo pasivo en los niños, tales como las enfermedades respiratorias (por ejemplo, el asma) y otitis.

El 61% de las personas que prueban su primer cigarrillo se convierten en  fumadores diarios

Además de aumentar la expectativa de vida, dejar de fumar disminuye la probabilidad de sufrir impotencia en el fumador, de tener dificultades para quedarse embarazada, tener partos prematuros, o abortos espontáneos.

Beneficios inmediatos

Los beneficios de dejar el tabaco hoy son casi inmediatos. Tras solo 20 minutos de dejar de fumar, su ritmo cardíaco desciende. En 12 horas, el nivel de monóxido de carbono en la sangre se normaliza. Entre dos y 12 semanas, la circulación mejora y la función pulmonar aumenta. En un plazo de uno a nueve meses, la tos y la dificultad para respirar disminuyen.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Por qué más hombres pierden la batalla ante la covid-19?

En un plazo de cinco a 15 años, el riesgo de sufrir un ataque cerebrovascular (ACV) se reduce al de un no fumador. En 10 años, la tasa de mortalidad por cáncer de pulmón se reduce a la mitad de la de un fumador. En 15 años, el riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca es el mismo que el de un no fumador.

Los fumadores que consumen hasta diez cigarrillos al día tienen seis veces  más riesgo de morir por enfermedad respiratoria | Médicos y Pacientes

A pesar de que a veces los fumadores escuchan sobre los beneficios del dejar el tabaco, no siempre lo abandonan realmente. El consumo puede ser ya una adicción. Además, algunos le dan aún crédito a un mito que recientemente la investigación científica derribó. Fue una revisión de 102 estudios científicos publicada en la Biblioteca Cochrane.

Falso que fumar reduzca el estrés

Algunas personas, incluso profesionales de la salud, creen que fumar ayuda a reducir el estrés y otros síntomas psicológicos y que dejar de fumar podría empeorar sus problemas de salud mental. También piensan que al dejar de fumar, se podrían dañar las relaciones con amigos, familiares y compañeros de trabajo.

Sin embargo, la revisión de los estudios científicos de Cochrane reveló que las personas que dejan de fumar durante, al menos, seis semanas sienten menos depresión, ansiedad y estrés que las personas que siguieron fumando. Quienes dejaron de fumar también experimentaron más sentimientos positivos y un mayor bienestar psicológico.

Además, dejar de fumar no tuvo efecto negativo en la calidad de las relaciones sociales de las personas. Por el contrario, es posible que abandonar el cigarrillo esté asociado con una ligera mejoría del bienestar social.