Culiacanazo: El día en que AMLO cedió al chantaje de Ovidio

El 17 de octubre de 2019, con el presunto narcotraficante detenido por Fuerzas Federales, el presidente de la República decidió ceder a la presión y ordenó liberarlo

134

El 17 de octubre de 2019 el Estado mexicano cedió ante un grupo del crimen organizado y liberó a uno de sus jefes, Ovidio Guzmán López, hijo de “El Chapo” Guzmán, a quien Fuerzas Federales tenían sometido, por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador.

TAMBIÉN PUEDES LEER: “Yo no acepto chantajes. Me respetan, y luego hablamos”: AMLO a la CNTE en Chiapas

Conocido como “El Culiacanazo”, el mandatario ha manifestado en varias ocasiones no estar arrepentido de tomar la decisión de liberarlo, pues se encontraban en juego las vidas de más de 200 personas. A lo largo de meses, la versión sobre lo que realmente ocurrió aquel día fue nebulosa, y a la fecha la versión no es del todo transparente.

“El 17 de octubre nunca será olvidado. Fue el día en que el Cártel de Sinaloa humilló al Estado mexicano, subordinó a sus exigencias al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, y demostró que su poder es capaz de poner hinojos al propio presidente”, escribió Raymundo Riva Palacio en un texto en el que habla sobre el llamado “Culiacanazo”, un año después.

LA CONTRADICCIÓN DE AMLO

El presidente rehuyó por meses los cuestionamientos sobre la identidad de la persona que tomó la decisión ese día, ya que en principio se dijo que era alguien del gabinete de Seguridad. Sin embargo, meses más tarde, López Obrador admitió finalmente que él estuvo a cargo.

“Cuando se decidió, para no poner en riesgo a la población, para que no se afectara a civiles, porque iban a perder la vida si no suspendíamos el operativo más de 200 personas inocentes en Culiacán, Sinaloa, y se tomó la decisión, yo ordené que se detuviera ese operativo y que se dejara en libertad a este presunto delincuente”, admitió en junio de 2020.

Culiacanazo', la batalla que ganó el crimen organizado a las fuerzas  federales de AMLO

Tras el fallido operativo implementado en octubre pasado en Culiacán, el cual fue denominado como ‘el Culiacanazo’, el presidente López Obrador aseguró en su conferencia de prensa matutina que la decisión de liberar al hijo del ‘Chapo’ Guzmán la tomó su gabinete de seguridad y él solo la respaldo.

«No puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas. Ellos (el gabinete de seguridad) tomaron esa decisión y yo la respaldé”, dijo un día después de la liberación de Ovidio Guzmán.

Durante meses la prensa cuestionó al mandatario federal sobre cuál de los integrantes de su gabinete de seguridad había sido el que determinó soltar a Ovidio Guzmán, quien de acuerdo con video dados a conocer por el propio gobierno se encontraba sometido por elementos militares, listo para ser extraditado a Estados Unidos.

A un año del "Culiacanazo", sigue sin avances proceso contra Ovidio Guzmán  | El Fronterizo

PRIORIZÓ VIDA DE CIVILES

Sin embargo, el mandatario insistió en más de una ocasión que no era importante dar a conocer quién había determinado dejarlo en libertad sino que su administración priorizó salvar vidas de civiles en lugar de iniciar un enfrentamiento.

Esta operación de las autoridades federales desencadenó una arremetida por parte del crimen organizado que paralizó a la ciudad de Culiacán, principal bastión del Cártel de Sinaloa, con el despliegue de hombres armados y con la amenaza de realizar actos similares en otras entidades.

López Obrador dijo que la decisión de liberar a Ovidio Guzmán se tomó para priorizar la vida de las personas, ya que a su decir pudieron perder la vida más de 200 civiles inocentes.