Desde los 15 empecé carrera de pérdidas por el alcohol: Eduardo Santamarina

75

Hubo un tiempo en que la vida del actor, Eduardo Santamarina, se tornó difícil, pues en sus años de juventud inició lo que él define como “una carrera de pérdidas” cuando dio sus primeros pasos en el alcoholismo.

Hoy, por fortuna, se siente privilegiado de haber superado ese complejo episodio del que aún conserva vívidas imágenes de las que hoy habla con total apertura. Sin embargo, se siente orgulloso de la lucha que ha podido mantener para hacer frente a ese problema, que le ha otorgado una importante lección, así como el hecho de valorar a su familia, quien ha sido su más grande apoyo a lo largo de todos estos años.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Fuertes declaraciones de Erika Buenfil sobre Ernesto Zedillo Jr., padre de…

El actor de Televisa asistió como invitado especial a la saga de entrevistas de Mara Patricia Castañeda en su canal de YouTube, que lleva por nombre En Casa de Mara, y durante una profunda y divertida plática, la dirección de la historia se tornó más seria cuando el intérprete comenzó a narrar uno de los episodios de su vida más oscuros y pocos conocidos: sus adicciones y problemas de consumo con el alcohol.

Eduardo, recuerda que fue durante su adolescencia cuando el alcoholismo comenzó a ser parte de su rutina, al descubrir que de esta manera podía sentirse más desinhibido.  

Desde los quince años yo empecé a probar el alcohol. Mis amigas de generación, de tercero de secundaria, había fines de semana que se nos juntaban y eran bailes y bailes y bailes, y de ahí empecé porque para desinhibirte, fue mi caso, mi experiencia, porque aunque no lo crean era timidón y de repente me empiezo a echar mis alipuses y me empezaba a relajar y de ahí sacaba valor y empecé, vi cómo funcionaba y dije ‘de aquí soy’. Ahí empezó mi carrera de alcohólico…”, confesó en entrevista.

El galán de telenovelas también recordó que a lo largo de quince años estuvo involucrado en lo que él define como “una carrera de pérdidas” la cual lo hizo tocar fondo, pues por aquellos años su circunstancia era dolorosa. 

Al principio de la película la fiesta, mujeres, es padrísimo, pero nada más ves el principio de la película, pero ya no somos tontos, no queremos ver el final, cómo acabamos después de esas borracheras, todos vomitados, todos tirados, al otro día te levantas y no te acuerdas de nada, es terrible. Ves tu cartera y dices ‘el dinero ¿en dónde está? ¿Qué he hecho con él?’ se te va todo, te empiezas a alejar de tu familia…”, recordó.

El protagonista de otros grandes clásicos de los melodramas mexicanos como Abrázame muy fuerte, La Fea Más Bella y Antes muerta que Lichita aseguró que las adicciones, en especial cuando se tiene problemas con el alcohol, aleja a las personas que más se quiere en la vida, como su familia, por ello tomó la decisión de soltar todo pues vivió grandes episodios donde incluso terminaba solo en cuartos de hoteles, sin saber nada de lo que había ocurrido horas antes.

“Tu familia te empieza a alejar. Mi mamá con lágrimas en los ojos me decía, espera es que de verdad me pongo (empezó a llorar), porque a ella esa parte la vivió con mi papá y de alguna manera pues también la vivió conmigo, entonces pues mi madre lo sufrió mucho y ella me veía y decía: ‘Vete en un espejo, vete hijo porque no quiero que sigas los mismos pasos de tu padre’ y pues no le hacía caso”; agregó.

Para él vivirlo en carne propia y tocar fondo fue indispensable para entender que estaba en un mal camino y que eso no era lo que quería para su vida, por ello tomó drásticas decisiones que lo han mantenido alejado ya por algunos años.

“Uno tiene que escarmentar, uno no escarmienta en cabeza ajena, entonces pues toqué fondo cuando yo ya terminaba solo, de verdad solo, en cuartos de hoteles solo. No había luz, las cortinas cerradas, con paranoias, como loquito. Entonces cuando pasó eso dije ‘Yo no quiero esto para mí’. Yo todavía no me había casado ni tenía hijos, fue como a los 28 años. Entré a una clínica, salí de ella y al poco tiempo me casé con Itatí y de ahí vinieron los cuates, Eduardo y Roberto”, mencionó el actor.

La ayuda de su actual esposa y grande actriz de telenovelas mexicanas, Mayrín Villanueva, junto a sus hijos fueron clave importante para su recuperación y sanación física y mental que hoy lo mantiene alejados de las bebidas alcohólicas, al grado de que son ellos los que cuidan su alimentación, ya que existen diversos platillos que son elaborados a base de sustancias embriagantes.

«Tengo la dicha, fortuna y gran regalo de que para mí primero que nada y luego para mis hijos de que ellos hasta el día de hoy, lo cuento con un gran orgullo, nunca me vieron con una copa en la mano, nada, ya el cigarro y eso es otra cosa, pero con alcohol no. No es que esté mal pero simplemente yo siendo un alcohólico no iba a ser un buen ejemplo para ellos, los iba a hacer sufrir mucho y yo iba a sufrir mucho”; finalizó.