Deslegitimar al árbitro, estrategia preferida de Morena y AMLO: Crespo

43

Claro que el Instituto Nacional Electoral se puede mejorar, es perfectible y sujeto de reformas, pero impulsar su desaparición o erradicación sólo porque no se está de acuerdo con sus fallos es un despropósito, considera José Antonio Crespo, analista político e investigador del CIDE.

En entrevista con Fórmula Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha, Crespo dice que Morena, como a AMLO, le gusta preparar el terreno para cualquiera de los escenarios, ganar o perder, por eso acusan de antemano al árbitro de estar vendido o coaligado con sus adversarios, para tener a quien culpar si pierde o decir que ganó pese a que los obstáculos que les pusieron.

“Hemos visto desde luego que los distintos partidos se quejan a veces, muy frecuentemente, de las resoluciones de INE o en su caso del tribunal electoral cuando les afectan. Casi es en automático que cuando viene un fallo desfavorable a tu partido, le reclames al árbitro, y también es frecuente que digan que están coaligados o que ya sirven a los intereses de los adversarios, pero no que se pida desaparecerlo, y en todo caso tampoco en los presidentes que directamente arremetieran contra el INE”, dice el investigador.

TE PUEDE INTERESAR: AMLO quiere revolución, no sólo reformas: Crespo

Considera que Morena y AMLO siempre han mostrado cierta animadversión contra el INE, a raíz de lo ocurrido en 2006, cuando se argumentó un fraude electoral a favor de Felipe Calderón y en contra de Andrés Manuel López Obrador.

“Muchos partidos han hablado de reformas del INE, y se ha reformado. Se pude mejorar, pero desaparecerlo y acusarlo de complot no. El INE ha servido como palanca de la transición democrática en México por consecuencia del gran fraude electoral, eso sin lugar a dudas en 1988, cuyo principal perpetrador (Manuel Bartlett) está hoy con Morena, así las contradicciones”

Dice que si no hubiera sido por el INE y las reformas electorales no se hubiera dado paso a la primera alternancia pacífica de la historia de México en el año 2000, ni tampoco hubiera sido posible la alternancia a otra opción distinta como lo fue en el 2018.

“¿Tiene defectos, se puede mejorar el INE? Sí, todas las instituciones se pueden mejorar.  Pero de ahí a quererle erradicar y sustituir la con quién sabe qué, o acusarlo permanentemente de golpismo sólo porque no les gustaN sus fallos, que además en este caso por lo menos están apegados a la ley…”

Agrega que es propio de Morena cuestionar de esta manera el árbitro, acusarlo de estar vendido de antemano, para preparar el terreno, algo característico de López Obrador de que si pierdes entonces fue por fraude.

Considera también que Morena mide con doble vara, por ejemplo, se oponía radicalmente a la sobrerrepresentación, ahora que le beneficia la defienden incluso los mismos argumentos que la defendía el PRI en su momento, van cayendo en aquello que criticaron desde la oposición.