Detienen tres de nueve evadidos de penal de Hidalgo

Un comando armado irrumpió a bordo de vehículos en una prisión y escapó con nueve reclusos en una de las fugas más dramáticas que el país haya visto

Autoridades estatales informaron que nueve personas han sido detenidas, tras la fuga en el penal de Tula, Hidalgo; tres de ellos son reos que escaparon del Cereso y seis sicarios que participaron.

Vecinos de Tula, en el estado de Hidalgo, vivieron momentos de pánico cuando unos supuestos coches bomba permitieron el la fuga de varios reos en el Centro de Reinserción Social.

Horas más tarde del miércoles, primer día de diciembre, autoridades informaron que Román “N”, de 35 años, fue localizado y aprehendido de nuevo, esta vez en la comunidad de Nantzha.

El detenido pagaba una condena en prisión por el delito de secuestro agravado, y pagaba su tiempo en prisión desde el cuatro de agosto del año en curso.

Román “N”, de 35 años y acusado de secuestro agravado, fue el primero en caer en la comunidad de Nantzha

Junto al recién aprehendido, se fugaron también los siguientes reclusos, de acuerdo con las autoridades locales:

° José Antonio Maldonado Mejía, El Michoacano.

° Mariano Maldonado, hermano de El Michoacano.

° Jovani Sánchez Martínez.

° Román Farfan Sánchez.

° Juan Valentín Rangel Albor.

° Abel Millán Gaspar.

° Fernando Cerón.

° Yair Alejandro Hernández Martínez.

° Jaime Eusebio.

Por otra parte, Milenio aseguró que dos reos más presuntamente fueron aprehendidos también, pero hasta el momento no se han revelado sus identidades.

El periodista Francisco Villeda reveló que a través de la Secretaría de Seguridad Municipal detallaron que nueve personas fueron detenidas, entre ellas, seis de los sicarios que participaron en la fuga desde afuera.

Un comando armado irrumpió a bordo de vehículos en una prisión  y escapó con nueve reclusos

LA FUGA DEL PENAL

Un comando armado irrumpió a bordo de vehículos en una prisión y escapó con nueve reclusos en una de las fugas más dramáticas que el país haya visto en los últimos años.

Autoridades del estado de Hidalgo, indicaron en conferencia de prensa que el ataque tuvo lugar en la madrugada, cuando una serie de reos estaban siendo puestos a disposición de un juez, y conllevó enfrentamientos en los que dos policías resultaron heridos de bala.

Simón Vargas, secretario de gobierno del Estado, indicó que en las inmediaciones de la prisión se localizaron dos vehículos incendiados como parte de una acción de distracción de los atacantes.

En las inmediaciones de la prisión se localizaron dos vehículos incendiados

 “Me despertó un estallido, eran como las 4 de la mañana”, explicó Sergio Mesa, un vecino de Tula que vive a unos 300 metros de la cárcel. “Y acompañado del (estallido) empezó una fuerte balacera, duró casi una hora de balazos, se oía por todos lados”.

Medios locales habían informado de la posibilidad de que se tratara de coches bomba. Las autoridades no quisieron pronunciarse al respecto y sólo indicaron que se están realizando los peritajes pertinentes para saber qué provocó el fuego.

Policía estatal, soldados y tropas de la Guardia Nacional se desplegaron por la zona en busca de los presos fugitivos, que no se descartaba pudieran haber huido a otros estados. Las autoridades no identificaron la banda armada involucrada en la fuga de la prisión e indicaron que los reos eran individuos acusados homicidio y secuestro y no por delitos federales.

TAMBIÉN PUEDES LEER: La insólita fuga de 9 reos en penal de Hidalgo

Alejandro Habib Nicolás, fiscal del estado, agregó que en el ataque participaron “muchos sujetos activos”, aunque no dijo cuántos, y que se ha abierto una investigación “muy amplia” en la que no se descarta ninguna hipótesis.

Peritos analizaban un camión que tenía soldada una chapa en su parte frontal y que aparentemente había sido utilizado para embestir la entrada de la prisión.

Las autoridades subrayaron que no fue un ataque a la ciudadanía, sino una acción destinada a liberar a determinados presos, por lo que población podía estar tranquila. Sin embargo, en la zona se percibía miedo y los vecinos se sentían “super inseguros ahora con todo esto que pasa”, dijo Sergio Mesa.

En Tula se ubica una gran refinería y el área está plagada de bandas armadas que roban combustible perforando los ductos. No estaba claro si algún integrante de estos grupos delictivos estaba entre los presos fugados.

El uso de coches bomba por parte del crimen organizado en México ha sido extremadamente raro. Uno de esos ataques fue en la localidad fronteriza de Ciudad Juárez en 2010 que mató a tres personas.

Sin embargo, sí es habitual que la delincuencia organizada incendie vehículos como distractor o para bloquear vialidades.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí