Caen tres por caída de teleférico en Italia con 14 muertos

El dueño de la compañía que lo gestiona, así como el director y el jefe operativo del servicio, bajo arresto

213

Tres personas fueron detenidas en relación con la caída de una cabina del teleférico de Mottarone, en el norte de Italia, que causó la muerte de 14 personas, incluyendo dos niños.

Las detenciones se produjeron al alba, tras una noche de interrogatorios, tensos y dramáticos.

TE PUEDE INTERESAR: Italia busca responsables en caída de teleférico con 14 muertos

Se trata de Luigi Nerini, dueño de la compañía que gestiona el teleférico, las Ferrovie Mottarone SRL, el director y el jefe operativo del servicio.

Fallecen en Italia 13 personas por accidente en funicular

Dispuso las detenciones la fiscal de la república en Verbania, Olimpia Bossi, que junto con la fiscal Laura Carrera coordinan las investigaciones de los carabineros, tras el análisis de las cabina caída.

En las próximas horas la fiscalía de Verbania pedirá para los detenidos la convalidación del arresto: pesa contra ellos, dijo Bossi, «un fuerte cuadro de indicios».

Sistema de frenos de emergencia dañado

El análisis de los restos permitió determinar, en efecto, que «la cabina caída presentaba el sistema de emergencia de los frenos dañado».

Para los investigadores, el «horquillón» -es decir el separador que mantiene distantes las pinzas de los frenos que deberían bloquear el cable portante en caso de rotura del cable de arrastre- no fue removido.

«Un gesto materialmente consciente» para «evitar obstáculos y bloqueos del funicular», que desde que había reanudado del servicio presentaba «anomalías».

En funcionamiento desde alrededor de un mes, tras el freno debido a la pandemia, el funicular de Mottarone «viajaba de ese modo desde hacía varios días y había hecho varios viajes», precisó Bossi.

El remedio mortal

Para remediar los problemas se habían hecho intervenciones técnicas, una el 3 de mayo, pero «no habían sido resolutivas y se había pensado en remediar» la situación en esta forma precaria.

Así, «con la convicción de que nunca podría romperse el cable, se corrió un riesgo que lamentablemente produjo el resultado fatal».

Las investigaciones aún no terminaron, porque hay que confirmar lo surgido de las primeras averiguaciones, y además aún se examina la situación de otras personas.