Fue la mujer más rica del mundo, pero el título le duró unos cuantos días. La decisión de repartir su fortuna entre diversas ONG llevó a Mackenzie Scott al puesto número 18 del índice de multimillonarios de Bloomberg.

Y eso que su patrimonio personal pasó de 23,600 millones de dólares a 60,900 millones de dólares este año, colocándola por un breve período de tiempo como la mujer más acaudalada del mundo.

El gesto viral de reina Máxima de Holanda por grosería virtual

Scott es la exmujer de Jeff Bezos, el CEO de Amazon, y ahora mismo el hombre más rico de la tierra.

A finales del año pasado, cuando ambos decidían poner fin a su matrimonio, Scott recibió en el acuerdo de divorcio una cuarta parte de las acciones que Bezos mantiene en la compañía que fundó.

AMAZON EN EBULLICIÓN

La pandemia de coronavirus y los confinamientos en muchas partes del mundo hicieron que las ventas de la plataforma de comercio electrónico se disparen.

Todo el mundo parecía estar comprando online y los beneficios de Amazon reflejaron la tendencia.

La cifra catapultó a Scott y la llevó a estar por encima de la histórica fortuna de Francoise Bettencourt, la heredera de la firma de cosméticos L’Óreal.

Pero la decisión de donar su dinero hasta que su «caja fuerte esté vacía», según sus propias palabras, empezó a disminuir su patrimonio, lo que le ha llevado a retroceder varios puestos en tan solo unos meses.

AYUDA A LA SOCIEDAD

«El año pasado me comprometí a devolver la mayor parte de mi riqueza a la sociedad que me ha ayudado a generarla», dijo.

«No tengo dudas de que la riqueza personal de cualquiera es producto de un esfuerzo colectivo y de estructuras sociales que presentan oportunidades para algunas personas y obstáculos para muchas otras», dijo tras suscribir la iniciativa Giving Pledge el año pasado.

Fundada por Warren Buffett y Bill y Melinda Gates y seguida por más de 200 fortunas globales, el proyecto anima a las personas más ricas del mundo a dedicar la mayor parte de su riqueza a causas benéficas.

CÓMO Y A QUIÉN DONA SU DINERO

En julio, Scott anunció que ya había donado unos 1,700 millones de dólares a 116 organizaciones que incluían cuatro colegios y universidades históricamente negros.

Y en los últimos 4 meses repartió 4,200 millones a bancos de alimentos y fondos de ayuda de emergencia.

En una publicación, Scott dijo que lo había hecho para ayudar a los estadounidenses que atraviesan dificultades como consecuencia de la pandemia de Covid-19.

«Esta pandemia ha sido como una bola de demolición en las vidas de los estadounidenses que ya estaban pasándolo mal», escribió en un blog el martes. Por esa razón, explicó que eligió más de 380 organizaciones benéficas a las que donar parte de su riqueza.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí