Formación de arcilla complica explotación de litio en México: Ramses Pech

El experto en política energética habla con Ricardo Rocha sobre los mitos y realidades con relación al litio, el llamado “oro blanco”

El litio, llamado también “oro blanco”, es su mayoría se utiliza para la construcción de baterías para los carros eléctricos. Sin embargo, el proceso de extracción de litio es muy complejo. 

Ramsés Pech dijo que el tiempo estimado para obtener una tonelada del litio es entre 10 y 18 meses, por lo que además de complejo el proceso de extracción es muy caro. 

“Si tienes una mina de tipo salmuera o de roca más o menos los costos están fluctuando entre 6 y 8 mil dólares la tonelada y su venta está entre los 10 y los 14 mil dólares la tonelada (…) El problema en México es que la formación en donde está hoy en día lo llamamos nosotros que está en arcilla y eso es muy complicado porque todavía no hay esa fase de explotación de este tipo de yacimientos”

Agregó que de acuerdo al Servicio Geológico Mexicano, existen cinco zonas en el país contempladas como yacimiento de litio; de las cuales cuatro están impregnadas de arcilla. Dichas zonas se encuentran una en Jalisco, tres en Sonora y una más en Puebla. 

El especialista en política energética enfatizó que el gobierno debería ver cómo hacer para ayudar a las concesiones actuales a que extraigan la cantidad de mineral impregnado y que puedan certificar que existe en esta parte.

“De todas las minas que hemos mencionado ahorita, solo una es la que ya podemos decir que está su reservas probadas (…) Imagínense si una empresa que se cree del estado que extraiga el litio, tenemos que ver su asignación de presupuesto (…) y todo esto nos va a llevar a que la primera tonelada de litio la podamos obtener en el año 2035, cuando ya muchas de las minas ya van a mitad de su extracción o ya  tienen un proceso muy avanzado”

El entrevistado explicó que es importante entender que el mercado de litio es un proceso largo que tarda entre 6 y 8 años de maduración para sacar una tonelada ya sea en salmuera o roca dura. Además considerar que la inversión es entre 2 y 3 mil millones de dólares para cada mina  que pretendan extraer. 

“La utilización de los hidrocarburos fósiles (…) va a continuar y el litio va a ser una parte importante en cuanto a los movimientos de los carros eléctricos. Pero la realidad es que necesitamos en México es hacer una ley constitucional de un plan de nación, hacia dónde tenemos que llegar en función de las nuevas geopolíticas, diplomacia ambientalista y sobre todo la relación comercial que tenemos con nuestro socio Estados Unidos”

Agregó que en el mundo el principal negocio del litio no es la extracción, sino la construcción de las baterías para los carros eléctricos. Por ello, el modelo que buscan es colocarse cerca de las minas de litio para ahorrar la logística y tener una cadena de productividad corta.

“En México lo que hay que hacernos es la pregunta: ¿sí tengo el litio? y en caso de que sí lo tenga, ¿quién me lo va a comprar?. Si se va a instalar una planta manufacturera de carros eléctricos ¿sí o no?”

Pech concluyó que le diría al presidente de la república sobre la importancia de entender que el mercado de energía depende mucho de los recursos financieros disponibles al momento; pues solo están pensando en el presente y no en el futuro.

“Si quieres tener una regulación, un control y una armonía yo creo que debes de facilitar a la inversión que venga, tanto nacional como privada. Pero haciendo una ley constitucional en donde establezcas cuáles son los parámetros, cuáles son las cantidades de hidrocarburos, litio y todo lo que es parte de energética y eléctrica para que tenga el país en un periodo de tiempo dado”.

Entrevista completa

Lee también: La medicina, instrumento de Alfredo Quiñones para agradecer a la vida

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí