Fredid Román recibió amenazas de jefes de plaza en Chilpancingo, dice su sobrino

Asesinado en Chilpancingo este lunes, recibió amenazas de jefes de plaza y pugnaba por instalar una base de la policía en la localidad

El periodista Fredid Román, asesinado el lunes en Chilpancingo, recibió amenazas de parte de uno de los jefes de plaza en esa localidad, cercano al operador regional del grupo criminal «Los Ardillos», denunció este martes su sobrino, Pedro Rincón.

En entrevista para «Por la Mañana» con Ciro Gómez Leyva, el primo del también asesinado Bladimir Román relató que su tío estaba pugnando ante las autoridades estatales por la instalación de una base de la policía estatal o de la Guardia Nacional en la zona del Valle del Ocotito, en Chilpancingo, Guerrero.

«Él a la muerte de su hijo, pues con el sentimiento de padre, le llama al tipo encargado de un grupo delincuencial del Ocotito, de nombre David (Deivid) Barrientos, y este contesta que va acabar con la familia y que el próximo es él. Se entiende que la represalia es porque Fredid, preocupado por la inseguridad del Valle, pugnaba por que se estableciera una base de la Policía estatal o Guardia Nacional aquí. Entonces derivado de esa amenaza creemos que viene el asesinato de él», comentó.

Agregó que no obstante estas gestiones realizadas con funcionarios estatales, la instalación de la base de la corporación de seguridad no ha ocurrido.

El sujeto al que Fredid Román llamó, David Barrientos, está relacionado con Jesús Ávila Zamora, operador del grupo de «Los Ardillos» en la zona.

Su sobrino resaltó que más allá de este incidente, el periodista asesinado el lunes no tenía problemas con nadie y sólo estaba velando por la seguridad de la localidad donde vivía con su familia.

«Él se dedicaba escribir notas periodísticas en Chilpancingo; a través de su oficio fue privado de la vida. Se cree que el grupo de ‘Los Ardillos’, comandado por David Barrientos y Jesús Ávila Zamora controlan todo el Valle y parte de Chilpancingo; entonces la familia está en la idea de que ahí viene este asesinato», insistió Pedro Román.

Lee también: Da AMLO raspón a FGR: solicitará que la SSPC lleve el caso de Rosario Robles tras retraso en proceso

Fredid Román recibió amenazas por parte de criminales

Pedro Román relató además que a su tío lo asediaban grupos criminales a raíz de la amenaza recibida el 1 de julio, luego del asesinato de su hijo.

«En Chilpancingo, en 2 ocasiones fue parado, detenido por estas personas armadas que le apuntaban pero no le disparaban. Estaba esta amenaza, este temor. Dos veces le hicieron esto a Fredid, él nos platicó», comentó.

No obstante, resaltó que como Fredid Román consideraba que no tenía enemigos, tomó estos incidentes a la ligera y no creyó que se tratara de una amenaza.

Sin embargo, lo que sí cambió en la dinámica de la familia fue la actividad de distribución de pollo, la cual suspendieron por completo a raíz del asesinato de Bladimir el pasado 1 de julio en el mercado local del Ocotito.

«Ya no, derivado de lo que le ocurrió a mi primo, la familia ya no vende pollo ahí en el Ocotito, canceló esa actividad porque esa venta de pollo la controla ese grupo delincuencial», comentó.

Este martes, el cuerpo de Fredid Román se velará en la localidad de Buenavista de la Salud, a donde llegó su cuerpo el lunes acompañado de una patrulla de la Policía Estatal ante el temor de una nueva agresión por parte del grupo criminal «Los Ardillos». Pero el miedo persiste en sus parientes.

«Tenemos temor, zozobra, de que pueda entrar este grupo delincuencial al pueblo y hacer alguna barbaridad», alertó Pedro Román. «Hoy nos tocó a nosotros. Alguien debe alzar la voz, tenemos miedo pero también tenemos mucho coraje y exigimos justicia, que se haga justicia», lanzó el sobrino de Fredid Román.

Al periodista Fredid Román lo asesinaron la tarde del lunes en Chilpancingo, Guerrero, en su vehículo cuando salía de su domicilio en Chilpancingo; la Fiscalía estatal de Guerrero informó por la noche que una de las líneas de investigación sería el asesinato de su hijo el 1 de julio pasado. 

El editor del periódico ‘La Realidad’ es el periodista número 15 asesinado en lo que va del año, según el conteo de la organización Artículo 19.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí