InicioAl díaIba a ser un gran negocio... hasta que Qatar prohibió la cerveza

Iba a ser un gran negocio… hasta que Qatar prohibió la cerveza

¿La cerveza sin alcohol será la solución?

El alcohol se está convirtiendo en todo un problema en Qatar, que acoge el Mundial de Fútbol que empieza este domingo. Es la primera competición de semejante envergadura celebrada en un país de mayoría musulmán, donde el alcohol está prohibido para los ciudadanos, al igual que su consumo en las calles.

Aún cuando se pensaba que los aficionados y visitantes iban a poder hacerlo en lugares apartados, las autoridades de Qatar han decidido que se prohibirá la venta de cerveza en los puntos que había designados, aumentado las tensiones entre los patrocinadores, la FIFA y Qatar.

Inimaginable. Impensable. A unos días del inicio de los partidos, los funcionarios decidieron que las únicas bebidas que estarán a la venta para los aficionados serán sin alcohol. Este cambio radical podría violar un acuerdo de patrocinio multimillonario de la FIFA con Budweiser. Y también es un revés para el organismo rector del fútbol que ha visto como en Qatar no tiene apenas poder de decisión.

«Tras las conversaciones entre las autoridades del país anfitrión y la FIFA, se tomó la decisión de centrar la venta de bebidas alcohólicas en el FIFA Fan Festival, otros destinos de aficionados y lugares con licencia. Se eliminarán los puntos de venta de cerveza de los perímetros del estadio de la Copa Mundial 2022 de Qatar», anunciaba la FIFA.

Así, la FIFA, que ya fue fuertemente criticado por su decisión de llevar el torneo a Qatar, ya no puede tener el control total de las decisiones importantes relacionadas con su evento.

No está claro, además, por qué han tomado la decisión ahora y no en los 12 años que han tenido desde que ganaron los derechos a albergar la competición. Hasta hace poco, los organizadores decían que encontrarían un término medio entre los gustos de los aficionados occidentales y la cultura conservadora de Qatar.

Se cree que el cambio reciente se debe al jeque Jassim bin Hamad bin Khalifa al-Thani, hermano del emir gobernante de Qatar y miembro de la realeza más activo en la planificación diaria del torneo, quien dijo que no era algo negociable.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

TEMAS MUY INTERESANTES