Indicios de que red organizada de abuso sexual opera en escuelas

La Organización para la Defensoría de los Derecho de la Infancia establece un patrón, en el que no solamente se comete el abuso sexual, sino otros eventos como la filmación de pornografía

La Organización para la Defensoría de los Derechos de la Infancia (ODI) es clara en presentar un informe que revela indicios de que en México opera una red de abuso sexual infantil y pornografía, la cual se infiltró en escuelas públicas y privadas, dice el doctor Manuel Gil Antón.

TAMBIÉN PUEDES LEER: “Perdimos oportunidad de hacer de México un gigantesco taller de lectura”

En entrevista con Fórmula Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha, el especialista en Educación, considera inaudito que operen grupos de 10 o 19 personas para cometer abuso sexual contra menores de entre 3 y 5 años, pero además para llevar a cabo filmaciones y rituales con fines de distribución de pornografía.

“Como diría mi abuelo: en cualquier persona bien nacida, desgarra porque es un relato sobrio, para nada sensacionalista, pero cómo reaccionar cuando la Organización para la Defensoría de los Derechos de la Infancia nos dice que se ha documentado que 10 personas, como una organización al interior del plantel, abusa de 33 niños, o en otra, 19 personas asociadas para ello, para 45 niñas”

“Yo creo que el público me acompañará en que hay cosas muy dolorosas, pero es necesario abrir los ojos y verlas, a esas personitas de 3 a 5 años, nuestros nietos, nuestros hijos pequeños. La descripción que hacen los niños y las niñas de los objetos que introducen a sus cuerpos, lo sucio, lo abyecto, hace que de verdad uno diga, antes en la edad media, cuando uno perseguido por la justicia”, explica.

Dice que esto no debería ocurrir en la escuela mexicana, sobre todo en caso de preescolares, ya sean públicos o privados, algo que ha ocurrido en ambos, en el que se supone que es el sitio más seguro para nuestros hijos.

“Lo que menos pensabas era en el riesgo así, era el afecto, el cariño, la ayuda para que aprendieran ir al baño, pero si en vez de eso van al infierno”, agrega.

Detalla que la ODI dice que los responsables son adultos empleados en planteles educativos, que no maestros ni empleados de intendencia de una escuela.

“Usurpan ese sitio y dañan a la inmensa mayoría del magisterio, y ocupan esos lugares de manera intencional para cometer delincuencia. Voy a tener que decir algo que me duele, el abuso sexual infantil es algo sumamente común, en las iglesias, en las familias, recordemos al padre Maciel, a estos chiquitos que también con sus creencias en Dios vulnerables que los mancillaban. Ese abuso es mundial, frecuente y terrible”

Y aclara que una cosa es el abuso sexual e infantil, y otra cosa el abuso sexual infantil organizado.

“Yo creo que la ODI dice y lo que yo sostendría, es que el Estado mexicano, que es el que imparte la educación en todos sus niveles, o autoriza, ha tratado esos asuntos de tres maneras: una, como hechos aislados, que tanto la SEP como los dueños de los planteles o las órdenes religiosas; dos, que no salgan a la luz, que no se sepan, porque dañaría a educación pública. Pero perdón, que se sepa no daña a la educación pública, que se haga eso es lo que daña a la educación pública en general”

Afirma que en el mayor de los casos, a las víctimas se les dice: “Señora, la entendemos, el juicio es muy largo, van a maltratar a su niña, le van a hacer muchas preguntas, a qué escuela quiere que se la cambiemos, y por el lado del profe o la profa, inmerecible ese título, porque se lo han robado para delinquir, entonces les dicen, sabes que, deja que pase un rato y te cambiamos de escuela”.

Establece que lo que la ODDI hace es decirle al Estado mexicano, a la sociedad mexicana y a los medios de comunicación con su reporte, es que hay indicios de que se está frente un patrón de delincuencia organizada que tomó planteles públicos y privados, no solamente para hacer abuso sexual, sino para enriquecerse con pornografía filmada.

La denuncia de la ODI

Investigaciones de organismos internacionales, y en conjunto con la Oficina de Defensoría de los Derechos de la Infancia A.C., revelaron que desde hace más de una década, en al menos 18 escuelas ubicadas en siete estados del país, decenas de niñas y niños han sido víctimas de explotación sexual infantil en preescolares y primarias públicas y privadas, ello a través de patrones de violencia extrema y tratos indignantes.    
 A través del informe “Es un Secreto” la explotación sexual infantil en escuelas, las organizaciones sociales lograron documentar como los menores víctimas son sacados de los institutos educativos para ser sedados y posteriormente, cometer diversos actos de abuso sexual en su contra, agresiones que son cometidas por múltiples adultos cercanos a su entorno escolar. 
 Según la investigación, los hechos que describen los menores sobrepasan incluso los casos más graves de abuso sexual infantil usualmente documentados. Sometidos a una combinación de violencia sexual, física y psicológica, los comportamientos documentados pudieran ser indicativos de que algunas escuelas han sido capturadas para la comisión de delitos de explotación sexual en línea.
 Así lo revelan los testimonios de múltiples niños y niñas, quienes describen también la presencia de cámaras de video usadas durante los abusos. De acuerdo con las víctimas, se trata de un tipo de violencia severa e inusual que incluye rituales, escenificaciones y hasta el uso de excremento u orina y otras acciones extremas que han sido documentadas, como parte de la violencia sexual ejercida contra niños y niñas. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí