Inicio Al día La historia de “Los Narcosatánicos” y sus sacrificios humanos

La historia de “Los Narcosatánicos” y sus sacrificios humanos

Entre 1984 y 1990, los crímenes de "El Padrino" Adolfo Constanzo y sus seguidores, horrorizaron a los mexicanos tras ser descubiertos en Tamaulipas y el DF

Adolfo de Jesús Constanzo nació el 1 de noviembre de 1962. Para los miembros de su culto era conocido como “El Padrino”, aunque para el resto mundo sería identificado como un narcotraficante, asesino serial y líder de un culto bautizado por los medios de comunicación como “Los Narcosatánicos”.

Dirigió la organización criminal junto con Sara Aldrete, conocida como “La Madrina”.

Sus crímenes fueron tan escandalosos que inspiraron desde una canción de una banda de metal japonés (entre varios grupos musicales) hasta documentales de Discovery Channel, así como una película protagonizada por Martha Higareda.

Adolfo Constanzo.

Tamaulipas, el origen

El culto se involucró en una serie de asesinatos y sacrificios ritualistas en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, al norte de México.

Su crimen más conocido fue el de Mark Kilroy, un estudiante estadounidense asesinado en Matamoros en 1989.

Constanzo convenció a sus seguidores de que al tomar una bebida o pócima de un caldo con partes humanas podrían ser invisibles e invencibles.

TE PUEDE INTERESAR: Quién es Emma Coronel, la mujer que sedujo a «El Chapo»

El desenlace fatal en CDMX

El desenlace ocurrió en mayo de 1989 en la colonia Cuauhtémoc del entonces Distrito Federal, en un departamento en la calle Río Sena, donde la policía fue recibida con disparos de armas de fuego.

Algunos de los criminales trataron de huir caminando, casualmente, al lado de los policías: los seguidores de Constanzo creían la idea que les había enseñado su líder. Pero no, beber restos humanos no les convertía en seres invisibles y menos invencibles, por lo que fueron arrestados.

“El Padrino”, cubano americano, nació en Miami, Estados Unidos. Era hijo de Delia Aurora González, una cubana inmigrante que dio a luz a Adolfo cuando tenía 15 años. Tuvo tres hijos de diferentes padres. Cuando su primer esposo murió, se mudó a San Juan, Puerto Rico, y ahí se volvió a casar.

Vudú haitiano

Constanzo fue bautizado por la religión católica y laboró como monaguillo, pero también acompañó a su madre a viajes a Haití para aprender sobre el vudú haitiano. González era una sacerdotisa de la religión conocida como Palo Mayombe, desarrollada por esclavos de África Central que fueron llevados a Cuba.

Conocida también como Palo o simplemente Congo, la religión involucra ritos con sacrificios de animales. Se cree que todos los objetos naturales, específicamente palos, tienen poderes conectados con espíritus.

El asesino creció ligado a ese dogma y comenzó en la delincuencia con vandalismo, robo, y la venta de drogas.

TAMBIÉN PUEDES LEER: “El Güero” Palma: la venganza que acabó con su familia

La llegada a México

Entre 1983 y 1984, Adolfo Constanzo arribó a México. Algunos reportes indican que para trabajar como modelo. No obstante, el haber crecido envuelto en una doctrina que involucraba el sacrificio de seres vivos y el tráfico de narcóticos le ayudó a construir una reputación en Matamoros de mago y santero.

En la Ciudad de México también conoció a tres de los hombres que serían sus fieles seguidores: Omar Orea, Jorge Montes, y Martín Quintana. Poco a fueron fue ganando notoriedad por su labor como sanador y médium o clarividente.

Se convirtió en un éxito rotundo. Personas de la clase alta de la Ciudad de México y la élite poderosa y los altos mandos de Tamaulipas, entre ellos narcotraficantes, lo comenzaron a valorar como un tipo de gurú y líder espiritual.

Cobraban por realizar hechizos

Era un negocio rentable donde cobraban por realizar hechizos para la buena suerte y otros más caros que requerían el sacrificio de animales que iban desde cabras y pollos hasta serpientes, cebras, y cachorros leones, según el libro Evil Serial Killers: In the Minds of Monsters, escrito por Charlotte Greig.

Nada le impidió en principio asaltar cementerios buscando huesos humanos para su caldero. El culto respaldaba la idea de que los espíritus de los muertos en el también llamado nganga serían más poderosos si se utilizaban sacrificios humanos y no cadáveres viejos.

Así iniciaron los asesinatos: más de veinte víctimas cuyos cuerpos mutilados fueron hallados en la Ciudad de México y sus alrededores.

Reclutó a Sara Aldrete

Sara Aldrete: “La Narcosatánica”, la presa más famosa de México 🤐 -  Chismes Today
Sara Aldrete.

El desarrollo poco a poco trepó hasta que “El Padrino” decidió que el culto necesitaba el cerebro de un estudiante estadounidense. Creía firmemente que sus hechizos, basados en la religión Palo Mayombe, eran los responsables del éxito que tenían varios cárteles y organizaciones criminales.

Quiso asociarse como compañero de negocios con una de las familias más poderosas que conocía, de apellido Calzadas, reveló Greig. Sin embargo, su oferta fue rechazada.

Siete miembros de la familia Calzadas aparecieron muertos sin sus cerebros, dedos, oídos, y, en un cuerpo, sin la columna vertebral. “El Padrino” se relacionó y amistó con un cártel emergente, los hermanos Hernández, y en 1987 reclutó a una joven llamada Sara Aldrete, quien se convertiría en la alta sacerdotisa del culto.

“La Madrina”, segunda al mando

Aldrete, una estudiante con honores y porrista de la Texas Southmost College, era novia de Gilberto Sosa, un narcotraficante vinculado a los Hernández.

Constanzo designó a Aldrete como la segunda al mando, y quien dirigiría a los seguidores cuando éste se encontraba traficando marihuana en la frontera con Estados Unidos.

También se convirtió en la principal reclutadora de nuevos integrantes y víctimas. Reclutaba a personas enseñándoles la película “The Believers”, dirigida por John Schlesinger y protagonizada por Martin Sheen, un thriller del año 1987 en la cual un culto en la ciudad de Nueva York realizaba sacrificios humanos para ganar dinero e influencias.

Según Rolling Stone, los miembros del culto eran obligados a ver la película una y otra vez como forma de adoctrinamiento y acostumbrarlos a la ideal del sacrificio humano.

El rancho Santa Elena

En el año 1988, “Los Narcosatánicos” se mudaron al Rancho Santa Elena en Matamoros. Era una casa en la mitad del desierto. Fue ahí que comenzaron a ejecutar asesinatos con rituales más sádicos y sangrientos.

En el rancho, donde también albergaban cargamentos de marihuana y cocaína, asesinaban a extraños y a miembros de cárteles rivales.

Fue el 13 de marzo de 1988 que la historia comenzaría a ganar notoriedad. Ese día desapareció un estudiante estadounidense de 21 años de edad llamado Mark Kilroy, y cuyo homicidio y sus detalles desatarían pánico entre las autoridades de México y Estados Unidos.

Búsqueda binacional

Una búsqueda por los asesinos, coordinada entre ambos países, que terminaría con un enfrentamiento armado en las calles de la Cuauhtémoc, en la capital del país.

Los secuaces de Constanzo secuestraron al estudiante Mark Kilroy en las afueras de un bar en Matamoros, Tamaulipas, y lo llevaron al rancho. El joven se encontraba en su spring break (vacaciones de primavera).

Murió en las manos de El Padrino: de una forma cruel, autoridades mexicanas declararon que Kilroy fue asesinado con el corte de un machete en la parte trasera del cuello mientras intentaba escapar, 12 horas después de haber sido llevado al rancho, de acuerdo con The New York Times.

Hallazgo de restos humanos

Con la presión del gobierno estadounidense, autoridades mexicanas instalaron un punto de inspección en la Carretera Federal 2, que conecta Matamoros con Reynosa. Ahí, detectaron a un sujeto de nombre Serafín, el mismo quien había secuestrado, junto con otros hombres, a Kilroy semanas antes.

Serafín Hernández García y otros sospechosos que fueron capturados guiaron a la policía en el Rancho Santa Elena para demostrarles dónde habían enterrado los restos humanos de sus víctimas. A punta de pistola, fueron obligados a desenterrar los cuerpos por horas.

15 cadáveres mutilados

Tras la excavación, los seguidores del culto exhumaron 15 cadáveres mutilados, incluyendo el de Mark Kilroy. De acuerdo con Los Angeles Times, todos varones asesinados durante un periodo de nueve meses.

Tulsa World reportó en ese entonces que los investigadores concluyeron que la mayoría de las víctimas fueron narcotraficantes rivales de Constanzo, y no víctimas al azar para sacrificar por el culto.

Mark Kilroy fue elegido a ciegas porque Constanzo ordenó a sus seguidores encontrar a un hombre blanco y angloparlante para sacrificar. Un gringo.

Evasión al Distrito Federal

Tres de los 15 cuerpos nunca fueron identificados. En el rancho, la policía también encontró cargamentos de marihuana, cocaína, armas de fuego, y vehículos con teléfonos incorporados, un lujo en esa época.

Los cuatro detenidos fueron llevados a las inmediaciones de la Policía Judicial Federal en Matamoros el 12 de abril, donde en una conferencia de prensa declararon que Constanzo ordenó el asesinato de Kilroy.

Cuando los cuerpos en Santa Elena fueron descubiertos el 11 de abril de 1989, Constanzo y algunos de sus seguidores, los que pudieron evadir a las autoridades, huyeron al Distrito Federal, donde “Los Narcosatánicos” tenían propiedades.

Coincidencia de asesinatos en DF y Tamaulipas

Escapó con Sara Aldrete o “La Madrina”, Omar Francisco Orea Ochoa, Martín Quintana Rodríguez, y Álvaro de León Valdés, alias “El Duby”.

La policía capitalina identificó que los asesinatos en Matamoros eran similares a otros perpetrados en el Distrito Federal entre 1987 y 1989. Tras seguir pistas, las autoridades encontraron el departamento en la calle Río Sena de la colonia Cuauhtémoc, a unas cuadras del Ángel de la Independencia y Paseo de la Reforma.

El 6 de mayo, cuando los uniformados querían allanar el edificio donde se escondían y se encontraban en la banqueta de la calle, Constanzo comenzó a dispararles desde su ventana.

Ordenó que lo asesinaran

Quemó billetes en la estufa, pero también aventó monedas y más dinero. Casi una hora después del inicio de la balacera, y casi sin municiones, Constanzo le ordenó a de León asesinarlo a él y a Quintana Rodríguez.

Renuente, el líder le dijo que si no lo hacía sufriría en el infierno.

Ahí, en un departamento de la colonia Cuauhtémoc y de las manos de uno de sus seguidores, murió El Padrino.

El arresto de los cómplices

Una vez terminado el enfrentamiento, la policía arrestó a Orea Ochoa, de León, a “La Madrina”, y a otros más. Sara Aldrete siempre negó estar involucrada y saber de los asesinatos y del tráfico de drogas, y que apenas estaba iniciando su proceso para ser integrante del culto. Años después escribiría una autobiografía titulada “Me dicen la narcosatánica”, donde explica su versión de los hechos.

Omar Francisco Orea Ochoa falleció el 11 de febrero de 1990 por SIDA en prisión.

Todos fueron sentenciados con condenas en cárceles. Ovidio Hernández García y Malio Fabio Ponce Torres son los únicos sospechosos que siguen prófugos.

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí