Hombre filmó décadas a empleadas por debajo de la falda

Conforme a investigación, son más de 500 las víctimas que fueron grabadas sin autorización

69

El dueño de una pizzería en Frankfort, un suburbio de Chicago, Estados Unidos enfrenta una demanda en su contra por filmar videos usando una cámara en su zapato, colocándola debajo de las faldas de numerosas empleadas y clientas

Michael J. Papandrea, de 58 años, propietario de Parmesans Wood Stone Pizza, y fue arrestado y acusado de grabación de video no autorizada, un delito menor de clase A según la legislación estadounidense, en marzo del año pasado.

Lawsuit: Women sue Frankfort pizzeria owner over 'up-skirt' videos – Shaw  Local

Ante la nueva evidencia presentada en una demanda civil interpuesta en su contra el pasado viernes, el presunto depredador sexual enfrenta 17 cargos criminales en relación con las grabaciones secretas.

De acuerdo con los abogados que llevan el caso y que son citados en un artículo de NBC Chicago, podría haber hasta 500 víctimas más acusaciones de que el dueño del restaurante usó una cámara de zapato “encubierta” para grabar al menos ocho empleadas, muchas de ellas adolescentes, sin su consentimiento.

Los abogados afirman que un disco duro incautado por la policía contenía archivos borrados con más de 24.000 fotografías y videos “que parecen haber sido tomados durante una década”.

Papandrea no ha dado declaraciones a los medios desde que se conoció la nueva acusación en su contra.

Las autoridades confirmaron en el momento de su arresto que se emitió una orden de registro y los oficiales indicaron que incautaron dispositivos electrónicos y videos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Pruebas anales de covid en China son obligatorias para extranjeros

Durante una década llevó una cámara en su zapato para filmar a sus  empleadas debajo de la falda: irá a juicio por más de 24.000 fotos y videos  - Infobae

En ese momento, la policía dijo que una búsqueda preliminar de los dispositivos electrónicos reveló varios videos no autorizados que involucraban a las empleadas de Papandrea. Papandrea pagó una fianza y luego fue liberado, dijo la Policía del Estado de Illinois, y señaló que es posible que se presenten cargos adicionales “en espera de un examen forense adicional de las pruebas incautadas”.

Según la demanda, un experto forense contratado por los demandantes descubrió 1,900 videos encubiertos tomados de una “cámara web oculta en un zapato”, así como 14 videos tomados de una cámara de video sobre el inodoro de un baño.

Los abogados dijeron que el experto estima que “podría haber al menos 500 víctimas más”.

“Las fotos y videos incluyen muchas imágenes repugnantes, incluidas más ‘tomas de la falda’ y parecen haber sido tomadas en varios lugares, incluidos centros comerciales, otros restaurantes, baños interiores, oficinas, fiestas en el patio trasero e incluso algunas que parecen haber sido tomadas durante las vacaciones “, dijo la abogada Lindsay Proskey.

En sus pizzerías

Papandrea posee tres restaurantes en los suburbios del sur, incluidos Parmesans Wood Stone Pizza, Parmesans Station y Parmesans Manheim Chicago. Los tres restaurantes se nombran en la demanda.

Según la denuncia, Papandrea exigía que las empleadas usaran vestidos y faldas mientras trabajaban como azafatas y camareras y “sometían a las empleadas jóvenes a insinuaciones sexuales no deseadas a menudo frotándose la espalda y los hombros para colocarse lo suficientemente cerca para filmar las nalgas de la niña y región genital “.

“Nuestra demanda afirma que el acusado cometió este acto atroz en varios servidores en sus tres restaurantes”, dijo el abogado David Axelrod en un comunicado. “Es insondable cómo esto no dejaría a ninguna mujer con una cicatriz de por vida. Estamos decididos a poner al descubierto nuestras décadas de experiencia legal, para traer algo parecido a una restitución merecida “.