Oposición en Senado buscará evitar “fast track” de reforma a Guardia Nacional tras aval en San Lázaro

La Cámara de Diputados avaló el sábado la iniciativa de AMLO con 264 votos a favor, 212 en contra y 1 abstención

Este sábado la Cámara de Diputados aprobó con 264 votos a favor, 212 en contra y 1 abstención, en lo particular, el proyecto que reforma las leyes Orgánica de la Administración Pública Federal, de la Guardia Nacional, Orgánica del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y los artículos transitorios.

Con estas reformas, se pretende que el control operativo y administrativo de la corporación quede a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Una vez aprobado en lo general y lo particular, el proyecto de decreto que reforma las leyes en materia de Guardia Nacional y Seguridad Pública se turnó al Senado de la República.

Políticos de Partido Acción Nacional (PAN), como el vicecoordinador Damián Zepeda y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), como Manuel Añorve ha expresado que no permitirán que Morena recurra al “fast track”, tal como lo hicieron en San Lázaro. Pero además, el senador panista aseguró que de aprobarse, ello los obligaría a acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación con una acción de inconstitucionalidad.

De acuerdo con la iniciativa presentada por el coordinador de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velazco, el propósito es fortalecer a la Guardia Nacional como cuerpo de seguridad disciplinado, el cual quedará adscrito a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, bajo el control operativo y administrativo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En el documento justificó que la transferencia del control operativo y administrativo a la Sedena, responde a la necesidad de superar los obstáculos administrativos y de disponibilidad de recursos.

La votación en el Pleno se dio después de que Morena y sus aliados (PT y PVEM), impulsaron el dictamen como “urgente y obvia resolución” para que esta fuera discutido desde la noche del viernes y de este modo se dejara de lado los trámites legislativos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador logró la aprobación de una reforma constitucional para crear a la Guardia Nacional en 2019, alegando que la Policía Federal de México era irremediablemente corrupta e incapaz de enfrentarse a los cárteles de la droga.

Logró el voto de los partidos de oposición para llevar a cabo la modificación a la Constitución, debido a que esta quedó bajo la autoridad del aparato civil de seguridad pública, no obstante, tres años después envió una nueva iniciativa para que este cuerpo de seguridad sea administrado y operado totalmente por el Ejército.

Los críticos a esta nueva modificación argumentan que las reformas a la legislación relacionada con la Guardia Nacional no son suficientes para trasladar su autoridad civil, establecida constitucionalmente, a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

“Es muy claro el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que establece primero que la GN es un órgano de carácter civil y que además está adscrito a la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana”, opinó la analista Ana Lorena Delgadillo, directora de la Fundación para la Justicia y el Estado Democrático de Derecho (FJEDD).

“Entonces en cualquier cambio que se quiera hacer de adscripción de la GN a la Sedena tendría que pasar primero por una reforma constitucional”, agregó.

Afirmó que incluso si se intentara una reforma constitucional, los legisladores tendrían que “valorar si eso está con el espíritu de seguridad de carácter civil que rige a toda la Constitución”

López Obrador ya no parece tener los votos necesarios en el Congreso para una reforma constitucional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí