Ordenó líder de Los Mexicles preso sembrar terror en Ciudad Juárez para evitar traslado

Telediario informó que fuentes confiables de primer nivel señalaron a Ernesto Alfredo Piñón, El Neto, como quien fraguó el plan para desestabilizar la ciudad

La oleada de incendios y muertes de la semana pasada en Ciudad Juárez tuvieron origen en una orden de líder de las Fuerzas Especiales Mexicles, preso desde 2009 en el Cereso número tres, para causar caso y así evitar que lo trasladaran a otro reclusorio.

De acuerdo con Telediario, la versión fue confirmada por fuentes de primer nivel, y responsabilizaron a Ernesto Alfredo Piñón de la Cruz, El Neto, líder de Los Mexicles.

El jueves pasado, en el módulo dos de este penal, miembros del grupo delictivo de Los Chapos fueron agredidos por Los Mexicles, lo que desató una riña que tuvo un saldo de 20 internos lesionados y dos muertos por disparos de arma de fuego.

Tras el enfrentamiento, se manejó dentro del Cereso una versión sobre el traslado de El Neto a un penal federal. La respuesta de Piñón de la Cruz fue ordenar la ejecución de actos violentos en Ciudad Juárez, incluso contra la población civil, los cuales dejaron nueve personas muertas, según la versión de las fuentes consultadas.

La intención del capo fue replicar la estrategia que implementó su antecesor, Jesús Eduardo Soto Rodríguez, El Lalo, ex líder de Los Mexicles, quien también estaba en el penal estatal de Juárez.

En noviembre de 2019, las autoridades penitenciarias pretendían enviarlo a un penal federal. Sin embargo, El Lalo ordenó diversas acciones en la ciudad, como la quema de autobuses y vehículos, por lo que desistieron de su traslado.

Finalmente, meses después, en febrero de 2020, Jesús Eduardo Soto fue llevado al Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) número 15, ubicado en Villa Comaltitlán, Chiapas, en medio de un fuerte operativo de seguridad.

En esa ocasión se utilizaron vehículos blindados para trasladar a El Lalo del centro penitenciario al aeropuerto de Ciudad Juárez, donde fue enviado a Chiapas en una nave de la Fuerza Aérea Mexicana.

¿QUIÉN ES EL NETO?

El Neto enfrenta una condena de más de 200 años de prisión. A los 18 años —en 2007, durante el sexenio de Felipe Calderón— ya lideraba una banda de secuestradores que operaba en Juárez. Sin embargo, dos años después, en octubre de 2009, fue detenido por agentes estatales.

Para ese entonces ya era uno de los delincuentes más buscados en la ciudad fronteriza, después de que la procuraduría estatal le atribuyó al menos 30 plagios.

Su sentencia llegó en diciembre de 2010. Un juez dictó una pena acumulada de 224 años de prisión en su contra por secuestro y homicidio.

Una semana antes, un grupo de más de 10 hombres intentó liberarlo cuando era trasladado por elementos de la policía procesal al Cereso estatal después de una audiencia.

Dos vehículos dispararon fusiles y lanzaron granadas contra la unidad en la que viajaba El Neto, dos de sus cómplices y sus custodios. En los hechos, Ernesto Piñón resultó herido, por lo que no pudo escapar.

Algunos medios de información reportaron su deceso, pero El Neto regresó al penal de Juárez días después, tras una intervención quirúrgica.

A pesar de ser un reo de alta peligrosidad con elevados niveles de violencia, Piñón de la Cruz ha permanecido más de 12 años en el Cereso local. Por ello, autoridades federales analizan la forma de llevarlo a un penal de máxima seguridad, de acuerdo con las fuentes consultadas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí