Peligro en espacio aéreo de la CDMX por rediseño: expertos

Las rutas de aproximación al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México se modificaron y han ocurrido acercamientos entre aeronaves

El espacio aéreo de la Ciudad de México (CDMX) se tornó más inseguro y aumentó el riesgo de un accidente luego del rediseño para su adaptación con dos aeropuertos internacionales; el viejo en la zona oriente y el nuevo en la región norte de la zona metropolitana.

De acuerdo con los expertos, los aviones sobrevuelan muy cerca de tierra y cuentan con poco espacio de maniobra para una desviación de emergencia, además de que a veces requieren transitar por zonas peligrosas como los alrededores del volcán Popocatépetl, el segundo más activo del país de 5 mil 426 metros de altura.

Siete meses después de que entrara en vigencia el nuevo esquema de tránsito del espacio aéreo del Valle de México, los riesgos de incidentes son más altos y podrían empeorar cuando se recupere el ritmo de la pre-pandemia.

Las rutas de aproximación al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, conocido como Benito Juárez, se modificaron y «han ocurrido acercamientos entre aeronaves no previstos», señaló Leonardo del Río, piloto aviador del colectivo ciudadano «Más Seguridad Aérea, Menos Ruido”.

Los cambios los aprobaron para entrar en operación en breve el Aeropuerto Internacional General Felipe Angeles, erigido en la antigua base militar de Santa Lucía.

«Los aviones vuelan con una inadecuada separación y las demoras y sobrevuelos aumentan (…) A los controladores del tráfico aéreo se les obliga a respetar las llegadas como están publicadas, lo que deriva en idas al aire, desviaciones y conflictos no previstos», aseguró María Larriva, investigadora de accidentes aéreos por la Universidad del Sur de California, Estados Unidos y ex controladora de tráfico aéreo.

¿Dos aeropuertos funcionando al mismo tiempo?

Contra lo que las autoridades esperan, que los dos aeropuertos coexistan y puedan operar en forma simultánea, los expertos estiman que no van a poder realizarse operaciones de despegue y aterrizaje al mismo tiempo con este rediseño, sino «operarán de forma condicionada”.

Larriva estimó que, si el ministerio de Comunicaciones no da marcha atrás en este rediseño y regresa al esquema anterior, «va a haber cada vez más incidentes de seguridad”.

«Los riesgos son claramente vistos por orografía, obstáculos, por el flujo y cantidad de aviones» y «conllevan un eventual problema que podría desembocar en un accidente», sostuvo Leonardo del Río.

Para los expertos, el nuevo esquema de tránsito aéreo «rompe la estructura de aproximación segura», a lo que se añade también un aumento del ruido, porque «no se hicieron estudios» al respecto.

Lee también: Cancelación de aeropuerto de Texcoco pega a liquidez de AICM

Ruido excesivo

El ruido se propaga fuertemente porque los aviones están sobrevolando a 550 y 600 metros de zonas habitadas y se difunde de manera impresionantepor las cañadas y los barrios de la ciudad.

Actualmente este problema se genera por 900 vuelos diarios, pero cuando las terminales aéreas operen a máxima capacidad habrá mil 400 y entonces los problemas se multiplicarán, vaticinaron.

En abril pasado, el Sindicato Nacional de Controladores de Tránsito Aéreo denunció que se presentó un caso en el cual «dos aviones ya estuvieron a punto de chocar» porque «las maniobras se han vuelto más complicadas.

Alfredo Covarrubias, secretario general del gremio, dijo al diario El Financiero que el riesgo de colisión ocurrió porque «los controladores no pudieron dar indicaciones a los pilotos porque no tenían la información de coordenadas correctas» y las naves tuvieron que realizar «una maniobra evasiva».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí