Por esto, Netflix y Telemundo no piensan darle “ni un solo peso” a Sandra Ávila por “La Reina del Sur”

La Reina del Pacífico comenzó un proceso administrativo ante el IMPI para exigir a ambos consorcios del entretenimiento el 40% de las ganancias que les dejó la serie protagonizada por la actriz Kate del Castillo

Parece ser que Netflix y Telemundo no se quedaron con los brazos cruzados después de que Sandra Ávila Beltrán, mejor conocida como la Reina del Pacífico, comenzara un proceso administrativo ante el Instituto Mexicano de Propiedad Industrial (IMPI) en contra de ambos consorcios de entretenimiento por el presunto uso indebido de su imagen en la serie La Reina del Sur.

Y es que de acuerdo con Ávila Beltrán, el personaje principal de dicho proyecto -Teresa Mendoza, la cual interpretada Kate del Castillo- tiene cierto parecido con ella que, a su parecer, no es ninguna coincidencia. Por ello, acusó a ambas compañías de utilizar con dolo su imagen para generar millonarias ganancias de las cuales ahora su defensa pide el 40%.

No obstante, recientemente trascendió que ni Netflix ni Telemundo planean darle un solo peso a la Reina del Pacífico de la millonaria ganancia que obtuvieron por una de las narcoseries más exitosas de los últimos años, motivo por el cual unieron fuerzas para apelar el procedimiento que comenzó Sandra Ávila Beltrán.

Lee también: Ni siquiera han aprobado fondos para rescatar a mineros, reconoce AMLO

Cabe mencionar que dicha información, constata que tanto Netflix como Telemundo buscaron por todos los medios posibles cuidar el exitoso proyecto que catapultó la carrera artística de Kate del Castillo y que recibió gran aprobación no solo entre el público mexicano sino también en Latinoamérica.

Por ello, ambos consorcios del entretenimiento contrataron a uno de los 10 despachos de abogados más importantes e influyentes de México: Basham, Ringe y Correa.

Sin escatimar gastos, Netflix y Telemundo argumentaron que la acusación de Sandra Ávila Beltrán carece de sustento jurídico y, para demostrarlo, la distinguida firma asignó a 10 abogados y 13 pasantes para llevar el proceso.

En el procedimiento IMC 150/2022, se puede leer que Sandra Ávila Beltrán argumenta que tanto Telemundo como Netflix actuaron de forma dolosa con la producción y distribución de La Reina del Sur para desprestigiarla.

Al respecto, los abogados de ambos consorcios del entretenimiento pidieron al IMPI desechar de forma inmediata la petición de Sandra Ávila Beltrán bajo el argumento de que la Reina del Pacífico es una persona pública y notoria, que no tiene derecho sobre su imagen y que, por ende, no puede reclamar algo de lo que carece. Del mismo modo, pidieron ver a La Reina del Sur como un ejemplo de “ejercicio periodístico”.

“Hay un interés público en hablar sobre una persona que es acusada de un delito que provoca grave violencia e incontables víctimas en nuestro país, a saber el narcotráfico, y sobre el desenlace que tuvo el procedimiento judicial respectivo. Hablar de ello no es una invasión a la privacidad de la actora ni un ‘morbo’, es una cuestión de interés público hablar sobre impartición de justicia, como se expresa en el criterio que acabo de transcribir”, se lee en uno de los documentos presentados ante el IMPI.

Israel Razo Reyes, abogado de Sandra Ávila Beltrán declaró que el procedimiento iniciado en contra de Netflix y Telemundo tiene como finalidad también marcar un precedente ya que, por años, la industria del entretenimiento usó historias del narcotráfico para crear contenido en la última década.

En su respuesta, ambos consorcios del entretenimiento coincidieron en que al producir series inspiradas en el narcotráfico ejercen la libertad de expresión estipulada en el artículo 6to de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM).

Por su parte, en la respuesta de Telemundo se abordó el derecho que tiene una persona sobre su imagen conforme a lo establecido en la Ley Federal de Derechos de Autor, misma que evocó la defensa de Sandra Ávila Beltrán sin considerar que dicha legislación también establece que “es menor la protección a la privacidad de una persona cuando parte de sucesos que revisten interés público para la sociedad”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí