¿Por qué el cerebro de los gatos domésticos es cada vez más pequeño?

La domesticación de los gatos está provocando que su cráneo y cerebro sean cada vez más pequeños

39

Durante los últimos 10 mil años el cerebro de los gatos domésticos disminuyó su tamaño, ya que los gatos y humanos desarrollaron una relación mutualista.

A través de la selección artificial, los gatos renunciaron gradualmente a características de sus progenitores salvajes a cambio de una fuente continua de alimento y sustento dentro de grupos humanos.

Gracias a su capacidad para ahuyentar roedores que se acercaban a los primeros depósitos de granos y cereales (además de cazar insectos y serpientes), los gatos se convirtieron en animales de compañía populares que partieron desde África y Asia hacia el resto del mundo.

Sin embargo, al cabo de miles de años y cientos de generaciones cuya reproducción la gestionan parcialmente por los humanos, no sólo cambiaron su comportamiento respecto a sus ancestros, también el tamaño de sus órganos internos.

Lee también: 6 señales para detectar a un narcisista en una relación de pareja

Domesticación

Un nuevo estudio liderado por la Universidad de Viena y los Museos Nacionales de Escocia comparó los cráneos de los gatos domésticos contemporáneos con otras especies de gatos salvajes, especialmente con el gato montés y el gato salvaje africano, considerada la primera subespecie de gato domesticada por los egipcios.

Al comparar el tamaño de sus cráneos, el equipo a cargo de la investigación halló que el cerebro de los gatos domésticos experimentó un descenso significativo en su tamaño durante los últimos 10 mil años.

El resultado coincide con distintos estudios previos que demuestran que el tamaño del cerebro de los perros, ovejas y conejos contemporáneos disminuyó comparado con sus ancestros no domesticados.

Perros y gatos pueden ser amigos | Purina®

Las investigaciones previas sugieren que una de las posibles razones del descenso en el tamaño cerebral se debe a una disminución en las células de la cresta neural, encargadas del procesamiento y la respuesta ante amenazas.

De acuerdo con esta hipótesis, a partir de la relación que los gatos establecieron con humanos desde hace unos 10 mil años, tanto ellos como el resto de animales domésticos (especialmente los perros) enfrentan menos amenazas en su día a día, desarrollándose la mayor parte del tiempo en entornos controlados por humanos.