¿Qué pasaría si desaparecen del planeta las abejas?

Las abejas son más importantes de lo que se imagina, si se llegan a extinguir se podría producir un colapso en nuestro ecosistema y se desequilibraría la producción de alimentos

128

Los antófilos, conocidos comúnmente como abejas, son un clado de insectos himenópteros, sin ubicación en categoría taxonómica, dentro de la superfamilia Apoidea. Se trata de un linaje monofilético con más de 20,000 especies conocidas.

Las abejas, al igual que las hormigas, evolucionaron a partir de himenópteros aculeados. Los antepasados de las abejas estaban relacionados con la familia Crabronidae y eran depredadores de insectos. Es posible que las primeras abejas se hayan alimentado del polen que cubría a algunas de sus presas y que, gradualmente, hayan empezado a alimentar a sus crías con polen en lugar de insectos.

Por qué bailan las abejas? | Ciencia | EL PAÍS

Hay muchas más especies que aún no han sido descritas. Se las encuentra en todos los continentes, excepto en la Antártida. Están en todos los hábitats donde hay plantas con flores (magnoliofitas o angiospermas). Están adaptadas para alimentarse de polen y néctar, usando el primero fundamentalmente como alimento para las larvas y el segundo como material energético.

Advertisement

La especie mejor conocida por todos es la abeja doméstica (Apis mellifera), a veces simplemente llamada “abeja”; esta especie es un insecto social que vive en enjambres formados por tres clases de individuos: reina, obreras y zánganos; sin embargo, la mayoría de las especies de abejas son solitarias, es decir, que no forman enjambres. Existe también un número de especies semisociales, con capacidad de formar colonias; por ejemplo, los abejorros. Estas colonias no llegan a ser tan grandes ni duraderas como las de la abeja doméstica.

En nuestro planeta existen 1.400 millones de insectos por cada persona y, según afirma David MacNeal en su libro Bugged, necesitamos a todos y cada uno de estos «impulsores del mundo» para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Sin embargo, más de un tercio de todas las especies de insectos que habitan en nuestro planeta están en peligro de extinción, según afirma el informe de la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES).

Bugged: The Insects Who Rule the World and the People Obsessed with Them:  MacNeal, David: Amazon.com.mx: Libros

De las especies terrestres, los himenópteros, entre los que se encuentran las abejas – es uno de los grupos más afectados, según el estudio Declive mundial de la entomofauna: una revisión de sus impulsores, publicado en la revista Science. El desplome de sus poblaciones es crítico debido a su papel fundamental en los ecosistemas, que podrían derrumbarse ante la falta de estos pequeños seres vivos.

El equilibrio de la vida, tal y como la conocemos, depende de estos insectos polinizadores. Sin embargo, casi la mitad de las abejas están amenazadas, según un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Adiós a la seguridad alimentaria

En el planeta existen al menos 20,000 especies de abejas silvestres y, si nos acercamos a Europa, cerca de 2,500. La polinización que realizan estos insectos es el proceso natural que permite que las flores sean fecundadas para dar semillas y frutos; es decir, la piedra angular de la biodiversidad. Pero también de nuestra seguridad alimentaria: a nivel mundial, una tercera parte de los alimentos dependen de las abejas, así como 90% de las plantas silvestres con flor, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO).

A nivel europeo, 37% de las poblaciones de abejas están en declive y hasta 70% de los cultivos producidos en España dependen también de la polinización, según datos de Greenpeace.

Abejas: pilares imprescindibles en la naturaleza

Entre las principales amenazas se encuentra la degradación de sus hábitats, el cambio climático, las prácticas agrarias, el cambio en el uso de los suelos o las especies invasoras. Las causas agrarias toman forma en el uso de prácticas de la agricultura industrializada, como los monocultivos, que se traducen en una menor disponibilidad y diversidad de alimento, así como plaguicidas tóxicos para estos seres vivos.

“Se ha calculado que el valor económico de la labor de polinización de las abejas y otros polinizadores para la agricultura es de unos 265,000 millones de euros anuales en todo el mundo, 22,000 millones para Europa y más de 2,400 millones de euros para España”, afirmaba Greenpeace en su informe sobre los polinizadores Alimentos bajo amenaza (2014).

El impacto en la reproducción de las abejas

Uno de los motivos por los que atajar este problema se vuelve tan difícil es porque no se tiene un único causante. El cambio del uso de los suelos para plantaciones agrícolas, que dejan cada vez menos alimento para estos polinizadores, así como el uso de plaguicidas, fungicidas y herbicidas que se asocian también al descenso de estos y otros insectos.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Una descarga de cafeína ayuda a las abejas a concentrarse

La urbanización de los terrenos e incluso la contaminación electromagnética derivada de la actividad humana son también causantes del declive de las abejas, que además ven afectada también su reproducción.

Cómo se Reproducen las Abejas | CurioSfera-Animales.com ✓

Si de por sí las abejas melíferas tienen probabilidades muy bajas de éxito en su apareamiento, con menos de 1% de posibilidades de éxito y un cien de que el macho muera, en 2016 un estudio revelaba además que diversos plaguicidas utilizados en la actividad agraria pueden actuar como anticonceptivos para las abejas.

El impacto de la desaparición de los insectos, en especial de las abejas, sería por tanto dramático, ya no solo a causa de su función como polinizadores. Como base de la cadena trófica, los insectos son el alimento de miles de especies de pequeños mamíferos, que a su vez son el alimento de otros mamíferos, y así hasta completar una cadena alimenticia que se derrumbará si no actuamos ya.

“A corto plazo, el primer paso es prohibir los productos tóxicos para las abejas”, exigen desde Greenpeace en su informe. “Y la solución definitiva es la adopción de la agricultura ecológica como única vía para una producción de alimentos respetuosa con todos los habitantes del planeta”.

La increíble arquitectura de las abejas | ArchDaily México

La biodiversidad, la agricultura y nuestra alimentación dependen en gran medida de los insectos polinizadores. “Su salvaguarda es un reto importante para la humanidad que se debe afrontar sin más demora”.