InicioAl día¿Qué pasó en Perú para que Pedro Castillo terminara detenido?

¿Qué pasó en Perú para que Pedro Castillo terminara detenido?

El presidente Andrés Manuel López Obrador culpó a las élites de Perú de haber propiciado la caída de Pedro Castillo, mandatario izquierdista del Perú.

López Obrador lamentó que «por intereses de las élites económicas y políticas, desde el comienzo de la presidencia legítima de Pedro Castillo, se haya mantenido un ambiente de confrontación y hostilidad en su contra hasta llevarlo a tomar decisiones que le han servido a sus adversarios para consumar su destitución”.

Publicidad

Dijo esto acerca de la decisión de Pedro Castillo de disolver el Parlamento horas antes de que ese órgano, controlado por la derecha peruana, se reuniera para debatir su salida.

El Congreso del Perú ignoró la orden del todavía presidente de disolución por ilegal y aprobó horas después su destitución por “incapacidad moral”, un precepto que el presidente mexicano de izquierda dijo es “sui géneris”.

Antes de la decisión de Castillo, que ha sido llamado como un autogolpe de estado, los sondeos marcaban que la salida del izquierdista tenía un rechazo del 70% y todo apuntaba a que el Congreso fallaría otra vez en destituirlo.

Su mensaje de disolver el congreso e instaurar un toque de queda, desató una ola de ira entre su propio partido, Perú Libre, y al final la destitución fue aprobada por 101 votos de un total de 130 congresistas.

Su propia vicepresidenta, Dina Boluarte, quien llegó con él al poder, se desmarcó y declaró la disolución ordenada por Castillo como un “intento de golpe de Estado”.

Pedro Castillo alcanzó el poder el 28 de julio de 2021, pero apenas superó por 44 mil votos a su rival en las elecciones presidenciales, la derechista Keiko Fujimori.

“Si había algo que no tenía Castillo eran apoyos”, recordó Flavia Freidenberg, politóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México y miembro del Observatorio de Reformas Políticas en América Latina. “No tiene partido político, no tiene apoyos estratégicos y evidentemente no tenía apoyo de las Fuerzas Armadas”, acotó.

López Obrador ha sido uno de los más firmes defensores de Castillo, señalando que era víctima de una intentona golpista. “El presidente Castillo ganó elecciones democráticas, pero no lo dejan. Lleva poco tiempo y lo han estado hostigando”, afirmó recientemente.

El Congreso se quejó con el embajador de México en Perú, Pablo Monroy Conesa, por lo que considera “injerencia” mexicana en los asuntos peruanos.

La inestabilidad política ha marcado a Perú desde hace 20 años. La recién juramentada Dina Boluarte, se convierte en la primera presidenta en la historia de Perú, pero también en el sexto jefe del Estado peruano desde 2018 (Pedro Pablo Kuczynski, Martín Vizcarra, Manuel Merino, Francisco Sagasti, Pedro Castillo y Dina Boluarte).

La debilidad de los presidentes peruanos nace de la Constitución Política del Perú, aprobada en 1993, que establece que la presidencia de la República queda vacante por «permanente incapacidad moral o física, declarada por el Congreso». Esto provoca que la vacancia esté siempre sobre el líder de gobierno peruano y que puede caer sobre él en cuanto en el Congreso se reúnan los 87 votos requeridos.

Sin embargo, el presidente no está completamente indefenso. De acuerdo con la Carta Magna, él puede disolver el Congreso si le niega por dos veces la confianza al Ejecutivo.

Esta situación ha provocado eterna tensión entre el congreso y el presidente de la nación. Y aunque haya una nueva presidenta, hay motivos para pensar que podría ser efímera como los anteriores.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

TEMAS MUY INTERESANTES