Reforma eléctrica de AMLO tiene vicios de inconstitucionalidad: Burgoa

Retoma la Ley Nahle, ya declarada parcialmente inconstitucional por la Suprema Corte por favorecer monopolio de la CFE, dice el abogado

153

La iniciativa preferente del presidente Andrés Manuel López Obrador en materia eléctrica retoma la Política de Confiablidad, Seguridad, Continidad y Calidad también conocida como Ley Nahle, la cual ya fue declarada parcialmente inconstitucional por la Suprema Corte, por lo que una virtual aprobación en el Congreso abrirá la puerta a controversias por parte de legisladores y reclamos a nivel internacional, afirma el abogado constitucionalista Francisco Burgoa.

TE PUEDE INTERESAR

En entrevista para Fórmula Detrás de la Noticia con Ricardo Rocha, el también catedrático de la Facultad de Derecho de la UNAM, dice que debido a que es previsible que la iniciativa se apruebe en ambas cámaras, es muy factible que existan acciones contra su aplicación porque promueve un monopolio en el sector eléctrico, mientras que en la Constitución se impulsa la participación de los particulares.

La ley Nahle

“Es importante puntualizar que esta iniciativa con el carácter preferente que presentó el Presidente de la República está retomando la Política de Confiabilidad, Seguridad, Continuidad y Calidad en el sistema eléctrico nacional, que es conocida con Ley Nahle y que ya la Suprema Corte determinó en su mayoría que es inconstitucional»

“Si la Corte ya determinó la invalidez de la gran mayoría de esta política energética y ahora se pretende presentar dentro de esta iniciativa con carácter de preferente, sí considero que hay varios vicios que podrían llevar a que eventualmente, una vez aprobada tanto por senadores como por diputados, se presenten acciones de inconstitucionalidad además de amparos, porque se estaría se estaría promoviendo que haya una concentración de un área estratégica en la comisión general de electricidad, y por lo tanto se estaría promoviendo un monopolio que iría en contra de lo que se busca en términos del sector eléctrico en nuestro país”, explica.

Considera  que también se prevé que México esté sujeto a litigios internacionales por violaciones al T-MEC.

“Si la primera vez se quiso hacer digamos por la buena entre comillas a través de un acuerdo que expidió Rocío Nahle como titular de Energía, y la Corte ya había dado visos de que iba declarar su inconstitucionalidad, entonces se apresaron a volver a retomar este acuerdo de política energética para convertirlo ahora en una iniciativa de reforma a la Ley de la Industria Eléctrica”, dice.

De acuerdo con Burgoa, el objetivo es convertir a la CFE en un monopolio, algo que llevó a la Comisión Federal de Competencia Económica a presentar la controversia constitucional porque se otorgaba así una ventaja indebida.

Considera que existen elementos suficientes para el reclamo por parte de los afectados, pues tal como se conoció en la sesión de la Suprema Corte, se limita la participación de la iniciativa privada y se deja de lado lo relacionado con la energía limpia: energía solar, geotérmica, eólica o hidráulica.

“Se puede presentar un amparo por parte de todas las personas jurídico-colectivas, es decir las empresas, las llamadas personas morales que van a considerar que se les afecta la posibilidad de intervenir para efectos de lo que tiene que ver con esta libre concurrencia en el sector eléctrico»

“Además de que diputados y senadores sí puedan presentar estas demandas de acción de inconstitucionalidad, que yo digo que lo tienen qué hacer, ante lo que va a ser algo inevitable”, agrega.

Desde su punto de vista, sin importar el Parlamento Abierto o lo determinado por la Suprema Corte, los legisladores afines al Presidente aprobarán la reforma eléctrica.