Se le atraviesa el puente a Miguel Ángel Félix Gallardo: se queda en la cárcel por trámite

La abogada del exlíder del Cártel de Guadalajara responsabilizó a Rosa Icela Rodríguez, titular de la Secretaría de Seguridad, “si se muere el señor Félix Gallardo”

Miguel Ángel Félix Gallardo, el Jefe de Jefes del Cártel de Guadalajara, se quedará en prisión unos días más, debido a que fue suspendida la audiencia para determinar su salida del Penal de Puente Grande, Jalisco, luego de que un juez le concediera la prisión domiciliaria por sus padecimientos médicos.

José Antonio Pérez Juárez, director General de Prevención y Reinserción Social de Jalisco, informó que será hasta la próxima semana, a las 18:00 horas del 23 de septiembre, cuando se decida que el Jefe de jefes pueda ir a la residencia garantizada por su defensa.

Agentes de la Guardia Nacional que realizarían la custodia determinaron que no había condiciones para efectuar el traslado por falta de elementos. Afuera de la cárcel solo había una docena de efectivos de esta corporación federal.

“En razón de no tener capacidad para hacer el traslado de la persona, al domicilio señalado en el expediente, se difiere dicho cumplimiento de la orden judicial”, informó Pérez Juárez.

Teresa Vallejo Pérez, representante legal de Félix Gallardo, acusó que la secretaria de Seguridad y Protección Ciudadana, Rosa Icela Rodríguez, ordenó que fuera suspendida la audiencia, luego de que la propia Guardia Nacional asegurara que había condiciones para realizar el traslado.

“La responsabilizo y responsabilizo a todo México, si se muere el señor Félix Gallardo”

La abogada constató que los guardias nacionales revisaron el brazalete de seguridad para verificar que funcionara de manera correcta. Pero aún así intervino la secretaria federal para solicitar la prórroga con un oficio girado alrededor las 14:00 horas. Según Vallejo Pérez, los agentes evaluaron que no había riesgos para la población ni posibilidades de fuga y contaban con personal suficiente para el traslado.

“Como es una cuestión política, donde crean, donde construyen una imagen de una persona, hay que matarlo para ofrecerlo como sacrificio, eso es lo que pretende hacer Rosa Icela”, arremetió la defensora.

Añadió que la Comisión Nacional de Derechos Humanos cuenta con documentación sobre la tortura psicológica del acusado desde su detención, hace más de tres décadas, hasta la fecha. La abogada aseveró que nuevamente sometieron a la desesperanza a su representado, luego de engañarlo con que podría ser liberado.

“Le dicen sí vas a salir y luego le dicen: fíjate que hoy no sales; responsabilizo a este Estado totalitario”, reiteró sobre posibles consecuencias de su cliente en afectaciones como diabetes, presión alta o hasta un infarto, como en julio pasado. A partir del lunes, aseguró, acudirá a las oficinas de la Guardia Nacional para manifestarse.

“¿Para qué quieren ganar la audiencia?, contesto tu pregunta: someterlo a un estado de depresión, lo van a matar, se va a morir”

FUERTE OPERATIVO, PERO NADA

A partir de las 18:00 horas comenzó la comparacencia para formalizar la salida, pero tres horas más tarde no se concretó. Abogados, su esposa y un hijo arribaron al penal para acompañar a Félix Gallardo, quien se encuentra en un avanzado deterioro de salud y debe usar la silla de ruedas, así como un tanque de oxígeno.

En las primeras imágenes difundidas de su audiencia se le observó frente a una mesa con funcionarios de Puente Grande, incluso firmando documentos. El Jefe de jefes portaba una playera blanca con puntos negros, así como un pantalón de cuadros y zapatos tipo mocasines.

Un fuerte operativo resguardó desde las 15:00 horas de este 15 de septiembre las afueras del Centro de Reinserción Social de Jalisco, ubicado en la carretera a Zapotlanejo. Para garantizar su paradero, el capo deberá usar un brazalete electrónico, pero este dispositivo debe ser avalado por las autoridades.

El Jefe de jefes obtuvo el beneficio de arraigo domiciliar, luego de que se considerara que padece 22 enfermedades a sus 76 años. Pero hasta la noche se pospuso decidir si el capo puede purgar su condena, a la que restan siete años, en un domicilio particular del Fraccionamiento Ciudad del Sol, en el municipio de Zapopan.

A las inmediaciones de la Comisaría de Sentenciado también acudieron policías estatales, además del convoy del director General de Prevención y Reinserción Social de Jalisco. Enseguida, la entrada al complejo carcelario fue bloqueada. Además del plazo determinado por la Guardia Nacional, queda pendiente la impugnación de la Fiscalía General de la República, dependencia que está en contra de liberar al Jefe de jefes de prisión.

Miguel Ángel Félix Gallardo fue detenido en abril de 1989, cuatro años después de que participara en el asesinato de Enrique Camarena Salazar, Kiki, agente de la Administración del Control de Drogas de Estados Unidos (DEA), quien fue secuestrado en Guadalajara junto con su informante, el piloto Alfredo Zavala.

Tanto Kiki Camarena como su colaborador fueron torturados y después asesinados en represalia a las investigaciones y decomisos contra la organización de narcotráfico que encabezaron el Jefe de jefes, así como Rafael Caro Quintero y Ernesto Fonseca Carrillo, Don Neto.

Los tres fueron detenidos y a Félix Gallardo le fueron impuestas dos sentencias: una de 40 años por delitos contra la salud, acopio de armas y cohecho y otra por 37 años derivado del asesinato del agente de la DEA.

El cabecilla criminal ha negado sus intervenciones en el caso del agente estadounidense, pero recibió el castigo. En mayo de 2017 fue recluido en el penal de Puente Grande y dos años más tarde solicitó que fuera dejado en prisión domiciliar. El pasado 7 de septiembre, el juzgado séptimo de distrito de procesos penales federales le otorgó el beneficio, tras evaluar dictámenes médicos que aseguran, le quedan tres años de vida.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí