Las cifras de muertos supera las 330 mil víctimas, es decir que uno de cada mil ciudadanos murieron por Covid-19 en Estados Unidos desde enero. Ningún otro país del mundo registra una cifra tan negativa. 

Estos datos tan alarmantes surgen de la Universidad Johns Hopkins y en ellos se compara el número total de muertes con la cifra de la población estadounidense que, según la Oficina del Censo, supera ya los 330 millones 750 mil habitantes.

Además, Estados Unidos cuenta con 18,7 millones de casos de contagio, situación que lo coloca como el país con mayor número de contagios por coronavirus en el mundo.

Cabe señalar que la costa oeste fue la primera en verse afectada gravemente por el virus, esto debido a las conexiones directas y diarias con China.

En tanto, durante las últimas semanas, Estados Unidos sufre de un pico real de muertes por SARS-CoV-2, algunos días el número de víctimas mortales rondó los 3 mil; comparable a las muertes que ocurrieron un 11 de septiembre de 2001 en el atentado terrorista a las torres gemelas.

Para el Boxing Day (26 de diciembre) a la fecha, se contabilizaron al menos 225, 818 nuevos casos de contagio y 1645 muertes, cifras que pueden cambiar debido a que en días festivos se pueden subestimar los datos obtenidos en cada estado.

Lo peor está por venir

Nueva York se enfrenta a un nuevo boom de infecciones, por lo que el Plan B establecido para el peor escenario está listo. Decenas de camiones refrigerados se encuentran alineados en la terminal marítima de South Brooklyn ya listos para albergar cadáveres, los cuerpos de 529 personas se encuentran actualmente ya en esa zona.

Anthony Fauci, principal epidemiólogo de los Estados Unidos  en entrevista para CNN, dice que aunque la vacunación masiva ya comenzó, alerta que “lo peor está por venir”.

Lee también: EU compra otros 100 millones de dosis de vacuna Pfizer

Además, Fauci no oculta su preocupación por el aumento adicional de casos y muertes por coronavirus que dejen las vacaciones de fin de año, ya que millones de estadounidenses se trasladaron de una parte del país a otra. 

«Estamos en un momento crítico. Podría haber más presión sobre el sistema con un repunte post vacacional. Los viajes, las reuniones y los cálidos nuevos propósitos de estar juntos en fiestas…es muy duro para la gente no hacerlo» agregó el especialista.

El epidemiólogo insiste en que así como Joe Biden y otros líderes europeos ya se vacunaron, el presidente Donald Trump debería vacunarse, cuestión difícil puesto que Trump sigue menospreciando a la vacunación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí