El mundo entero se pregunta sobre la fecha en que concluya la pandemia de Covid-19, a lo que el epidemiólogo Ian Lipkin declaró que el virus no va a desaparecer y tendremos que vivir el resto de nuestras vidas con él. “Habrá que vacunar a los recién nacidos para siempre…no creo que la vida vuelva a ser del todo normal” afirmó.

Actualmente Ian Lipkin dirige el Centro de Infección e Inmunidad de la Universidad de Columbia, donde trabaja en la creación de un test múltiple que va a permitir identificar otros virus que produzcan los mismos síntomas que el SARS-CoV-2. Este test puede funcionar con muestras de saliva, sangre e incluso aerosoles y se espera contar con los primeros prototipos el próximo mes de enero.

Molécula del virus SARS-CoV-2

Sobre las vacunas

En entrevista con el diario El País, Lipkin afirma que los datos de las vacunas basadas en ARN mensajero de Moderna y Pfizer son asombrosos. No solo van a reducir la cantidad de virus que genera una persona infectada, también el tiempo que una persona emite virus contagiosos. Va ser posible distribuir fácilmente estas vacunas en la mayoría de Europa y Estados Unidos, el reto será llevarlas a los países en desarrollo.

“Una vez comencemos a vacunar de forma masiva, los niveles de infección bajarán drásticamente. Estas vacunas, más la inmunidad asociada a la infección real hará que a partir de 2022 vamos a ver una reducción dramática de las muertes. Pero el SARS-CoV-2 no desaparecerá y habrá que seguir vigilando” declaró el experto.

El epidemiólogo dice que la única forma de “volver a la normalidad” es alcanzar la inmunidad de grupo global y para ello entre el 60% y el 80% de la población mundial debe ser inmune. “Yo no creo que vayamos a volver a la normalidad anterior a la pandemia de la misma forma que no volvimos a la normalidad anterior tras el 11-S” agregó.

¿Estamos preparados para vigilar la llegada de nuevos virus al planeta? 

Junto a su equipo de trabajo, Ian Lipkin estima que existen poco más de 320,000 virus desconocidos que pueden infectar a mamíferos; el problema es que encontrar uno de estos virus no te dice si podrá infectar a los humanos o no. 

Es por eso que asegura que es más sencillo estudiar los patógenos nuevos que puedan infiltrarse en los zoológicos alrededor del mundo. En otras palabras, cuando existan muertes de animales dentro de los mismos, estudiarlos puede dar las pistas de que un nuevo virus está circulando.  “Caracterizar estos brotes es más sencillo que buscar al virus en sí” puntualizó.

Antes de que estalle una pandemia, el virus por cierto tiempo de forma silenciosa, es posible que más adelante veamos que había gente infectada mucho antes de que se detectara en Wuhan en diciembre.

“Una forma de detectar esto es usando bancos de sangre; hacer ensayos serológicos. Otra forma es hacer más autopsias. Si podemos encontrar la forma de hacer una autopsia rápida basada en serología podríamos saber muchísimo más de lo que sabemos sobre este y otros virus”.

Estudios sobre los tratamientos del SARS-CoV-2

Existe un estudio realizado a unos 200 pacientes con síntomas graves que reciben ya sea plasma inmune o plasma normal, además de otro estudio a pacientes con síntomas muy leves. Es en los casos leves en que funciona mejor ya que se impide que la infección se disemine y se descarta la posibilidad de que el propio sistema inmune reaccione de forma exagerada y cause Covid grave explicó el epidemiólogo.

En el caso del remdesivir, Lipkin dice que no es buen fármaco ya que aunque acorta la hospitalización no reduce la mortalidad por lo que su efecto es muy modesto. Agregó que al igual que el plasma, es posible que solo funcione en las etapas iniciales de la enfermedad. En los casos en que el virus se expanda por todo el cuerpo es mejor controlar la respuesta inmune con esteroides y usar anticoagulantes.

«Tras el virus, la pobreza acabará con no pocos humanos»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí