Ningún enemigo fue tan temible para Wonder Woman como la pandemia. Después de retrasar su estreno en tres ocasiones, Gal Gadot presenta por fin «Wonder Woman 1984» y admitió que todavía no es consciente del icono feminista en que se ha convertido este personaje para millones de personas.

«Con la perspectiva del tiempo, igual dentro de 30 años, echaré la vista atrás y diré: ‘Oh, eso es lo que logré'», ironizó.

Adiós a Gwyneth Paltrow, se desanamoró de la actuación

Afortunadamente, solo habrá que esperar hasta el día de Navidad para «Wonder Woman 1984», de nuevo con Patty Jenkins a los mandos y que llega acompañada de polémica debido a la decisión de Warner Bros. de estrenarla a la vez en las salas y en la plataforma HBO Max (tanto Gadot como Jenkins han apoyado esa controvertida solución).

La nueva película cambia la I Guerra Mundial de «Wonder Woman» (2017) por unos años 80 de gloria eterna al consumismo y reverencia sin condiciones al individualismo, donde Diana Prince (Gadot) lleva una vida relativamente discreta.

Pero su panorama cambia de arriba abajo cuando se cruzan en su camino un villano muy «reaganiano» (Pedro Pascal), una amiga atravesada por la envidia (Kristen Wiig), y algunos recuerdos dolorosos del pasado.

Pregunta: Ha sido un año muy loco para «Wonder Woman 1984″…

Respuesta: ¡Uf! Sí… (sonríe).

P: ¿Cómo lidió con tantos cambios, retrasos y rumores?

R: ¿Sabes? A veces en la vida hay diferentes prioridades. Creo que en el momento en el que la pandemia golpeó al mundo eso fue la cosa más importante con la que lidiar. Tuvimos que retrasar y retrasar la película por eso, pero lo más importante era mantener a la gente sana y salva. Es lo que hay.

P: En «Wonder Woman 1984» vemos a una Diana Prince más humana y menos perfecta.

R: Desde luego. La primera película era el nacimiento de la heroína, era Diana Prince descubriendo sus poderes y su fuerza y convirtiéndose en Wonder Woman. Entonces estaba en una perspectiva completamente diferente a la de la humanidad.

El gesto viral de reina Máxima de Holanda por grosería virtual

En cambio, en esta cinta está más informada, tiene experiencia y entiende las complejidades de la vida. Ha estado durante décadas y décadas sin tener ningún amigo alrededor.

Y ahora estamos en los años 80, pero no tiene ningún amigo porque no quiere que nadie sepa que es inmortal, que no envejece y no quiere experimentar la pérdida de nuevo. Tiene una misión específica que es el progreso de la humanidad. Pero ahora además comparte la perspectiva de los seres humanos y sufre con las mismas cosas con las que sufrimos todos.

Así que, como actriz, lo que me gustó de Diana en esta película es que tuve mucho margen para interpretar a un buen personaje, que, sin embargo, está muy muy lejos de ser perfecta.

EL PESO DE UN ICONO

P: Diana Prince ya era un personaje muy famoso antes de la primera película, pero después del éxito de esa cinta se convirtió en un icono muy importante para las jóvenes y para el feminismo. ¿Se siente abrumada en alguna ocasión por personificar un rol así?

R: Uf… No sé. Quiero decir, ¿quizá algunas veces? (sonríe).

Pero creo que tengo como un atraso para darme cuenta de lo que estoy haciendo, el alcance de lo que hago, cuánta gente puede reconocerme… Simplemente no pienso nada en eso. Creo que, con la perspectiva del tiempo, igual dentro de 30 años, echaré la vista atrás y diré: «Oh, eso es lo que logré». Pero ahora mi cerebro no tiene la capacidad de entenderlo (sonríe).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí